miércoles, 18 de noviembre de 2015

Los cordados (VI): mamíferos -> características y clasificación



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Dentro de los cordados, los mamíferos constituyen los animales de mayor éxito evolutivo con sus 4.000 especies.

El pelaje del oso polar no solamente les sirve para soportar las bajas temperaturas, sino también para camuflarse entre la nieve y el hielo.

- Características de los mamíferos


+ El pelo, característica exclusiva de los mamíferos


La característica exclusiva y que identifica a cualquier mamífero sobre el resto de animales es la presencia de pelo cubriendo su cuerpo. Es una estructura de origen epidérmico que crece de forma continua y rápida a partir de un folículo. Llegado a un tamaño determinado deja de crecer y es reemplazado cuando comienza a crecer otro pelo desde el mismo folículo.
Aunque es la característica diferencial de estos animales, existen mamíferos donde la presencia de pelo queda bastante limitada. Así, por ejemplo, las ballenas sólo presentan pelo en el hocico.

Existen dos tipos de pelos en los mamíferos: los borra, pelos densos que son utilizados como aislantes y, por encima, las cerdas, cuya función es la de proteger. El conjunto de estos pelos que recubren el cuerpo del animal recibe el nombre de pelaje.

La mayoría de los mamíferos presentan dos mudas al año, aunque hay animales como los zorros que sólo presentan una muda anual. El color del pelaje es normalmente pálido y siempre capaz de adaptarse a los tonos del medio. Por ejemplo, el pelaje blanco de los animales árticos les permite camuflarse con la nieve.

+ La glándulas en los mamíferos: mamarias, sudorípara, odoríferas y sebáceas


Otra de las características únicas de los mamíferos es la presencia de glándulas mamarias  que dan nombre a este grupo de animales. Aunque aparecen tanto en los machos como en las hembras, sólo en estas últimas se desarrollan plenamente. Son funcionales tras el parto y sirven para alimentar a las crías recién nacidas con la leche que segregan.

Sin embargo, estas glándulas sólo son un tipo dentro del gran conjunto de glándulas que presenta la piel de los mamíferos. Las glándulas sudoríparas se encargan de liberar un líquido denominado sudor que baña la piel y que al evaporarse absorbe el calor y enfría al cuerpo. Las glándulas odoríferas son utilizadas en la comunicación, al segregar unas sustancias cuya función es la de delimitar el territorio, avisar o como defensa. Su localización es muy variable según la especie, aunque las más conocidas son las situadas en la región anal en las comadrejas y las mofetas. Finalmente, las glándulas sebáceas producen una sustancia lubricadora, tipo grasa, que va a dar flexibilidad a los pelos. Se encuentran asociadas a los folículos de los pelos.

+ El esqueleto de los mamíferos


Los mamíferos presentan un esqueleto con las características típicas de cualquier tetrápodo, a excepción de un cráneo de mayor tamaño y la presencia de dientes distintos. En los reptiles los dientes presentaban la misma forma, era una dentición homodonta, mientras que la dentición de los mamíferos es heterodonta. Cada diente es distinto, ya que, cumplen funciones diferentes como cortar, masticar o triturar. Según esto se pueden clasificar en: incisivos, dientes afilados para cortar; caninos, alargados se utilizan para desgarrar; premolares, anchos y con cierto relieve sirven para triturar, y los molares que están altamente especializados en la trituración y masticación. En función del tipo de alimentación así será la dentadura de un animal. Por eso, para un mejor estudio se ha ideado la fórmula dentaria. Ésta representa el número de dientes de cada tipo presente en la mitad de la mandíbula superior e inferior. Viene dado por fracciones, siendo el numerador la mandíbula superior, y el denominador la inferior. Por ejemplo, en el ser humano habrá:

I = 2 / 2; C = 1 / 1; PM = 2 / 2; M = 3/3.

Dado que en cada mitad hay 8 dientes, en la boca de un ser humano hay un total de 32 dientes. El último molar recibe el nombre de muela del juicio, la cual no está presente en todos los individuos.

Otra diferencia relacionada con la dentición entre los mamíferos y los reptiles, es la sustitución de los dientes. Los reptiles reemplazaban continuamente los dientes en el transcurso de su vida, mientras que los mamíferos sólo presentan dos juegos de dientes. El primer juego recibe el nombre de dientes de leche.

+ El aparato respiratorio de los mamíferos


El aparato respiratorio de los mamíferos presenta la novedad de un músculo situado entre la cavidad torácica y el abdomen. Se denomina diafragma y permite una respiración más eficaz.

Asociado a este aparato, se encuentran las cuerdas vocales. Inmersas en la laringe, son las responsables de la generación de los sonidos que, modulados correctamente por los labios y la lengua, proporciona un amplio espectro de sonidos totalmente diferentes.

+ La circulación sanguínea en los mamíferos


En cuanto a la circulación sanguínea sólo destacar que el corazón es tetracameral y la circulación es doble y completa.

+ La reproducción en los mamíferos


La reproducción en los mamíferos es la más compleja y desarrollada de todo el reino animal. Los sexos están separados y se caracterizan por la presencia de órganos copuladores. Una vez formado el embrión, éste permanece en el interior de la hembra hasta que se produzca el nacimiento. El tiempo que hay entre la fecundación y el nacimiento o parto recibe el nombre de gestación. Este periodo de gestación varía mucho, entre los 20 días de un ratón doméstico y los 600 de un elefante. El ser humano ocupa un largo intermedio con 266 días aproximadamente.

También el número de crías varía de una especie a otra. Por ejemplo, un cerdo puede tener hasta 14 crías y un perro hasta 5, pero las vacas, los caballos y los elefantes sólo pueden tener una cría por parto.

Pero la gran característica de la reproducción de los mamíferos es la aparición de la placenta, que sirve para el intercambio de sustancias, alimento y oxígeno, entre la madre y la nueva vida.

El canguro, un mamifero, y la zoologia
La bolsa del canguro permite el desarrollo del embrión que abandonó el interior del cuerpo materno.

- Clasificación de los mamíferos


Los mamíferos modernos se agrupan en tres clases de animales en función, principalmente, de la forma que se reproducen. Son los monotremas (ornitorrincos), los marsupiales (canguros y koalas) y los placentarios (elefantes, delfines, seres humanos, etc.). Todos ellos englobados en una gran familia denominada Terios, para diferenciarla de los prototerios, grupo de mamíferos silvestres extinguidos en el cretácico y en el cenozoico.

+ Monotremas


Antiguamente este grupo de mamíferos estaba incluido en los Prototerios, pero últimos hallazgos fósiles han hecho incluirle entre los Terios. Los monotremas actuales más importantes son el ornitorrinco y el equidna o "erizo australiano". Se encuentran reducidos a Australia y Nueva Guinea.

Sus características son, sin embargo, muy primitivas. Son animales ovíparos que ponen huevos y no presentan glándulas mamarias. Este hecho hace que las crías se alimenten de una secreción láctea que se forma en ciertas regiones de la hembra.

Presentan un pelaje rudimentario, con zonas donde el pelo está ausente. El ornitorrinco tiene un pelo corto y fino de color pardo oscuro, mientras que el pelo de un equidna es más oscuro y está mezclado con espinas.

Ningún monotrema presenta dientes, aunque se ha observado que los ornitorrincos jóvenes sí los presentan, si bien luego desaparecen. Otra de las característica peculiares de estos animales es la presencia de un pico como las aves. El ornitorrinco tiene un pico aplanado utilizado para la natación, ya que, estos animales se han adaptado a la vida acuática, por eso sus extremidades tienen forma de paleta. Sin embargo, los equidnas son terrestres, por lo que su pico presenta otra forma totalmente distinta. Es un pico alargado y en forma de tubo que guarda una lengua proyectable que le sirve para capturar insectos.

Pero es su oviparismo lo que más extraña de estos animales. El ornitorrinco construye un nido donde incuba dos o tres huevos. La hembra de equidna, sin embargo, desarrolla una bolsa en su abdomen, que servirá para alojar los huevos hasta que eclosionen y nazcan las nuevas crías.

En definitiva, los monotremas constituyen un grupo confuso. Por su encéfalo, pelo, corazón y sangre caliente son auténticos mamíferos, sin embargo su esqueleto y oviparismo son caracteres de reptiles.

+ Marsupiales


Son animales vivíparos caracterizados por la presencia de una bolsa abdominal denominada marsupio. Al carecer de útero el animal recién formado no puede desarrollarse en el interior de la hembra, por lo que al cabo de unos días lo abandona y se dirige hacia el marsupio, gracias a la presencia de unos "fuertes" extremidades anteriores que utiliza para agarrarse a los pelos de la madre. Es realmente un embrión poco diferenciado por lo que necesita continuar su desarrollo hasta convertirse en un individuo autónomo. Éste desarrollo lo lleva a cabo en la bolsa abdominal, la cual presenta una mama que le aporta la leche necesaria para su alimentación. El nuevo animal se aferra al pezón que introduce hasta su faringe.

El tiempo que puede estar una cría en la bolsa es muy variable, aunque el año ya la han abandonado definitivamente.

En la actualidad se reconocen más de 200 especies agrupadas en ocho familias. Los más importantes son el canguro y el koala australiano y la zarigüeya de América del Sur.

Se considera que las zarigüeyas son el grupo más primitivo, siendo probablemente el "fundador" del resto de marsupiales. Son animales omnívoros o insectívoros que habitan en los árboles. Presentan una cola poderosa y normalmente desarrollan su vida por las noches.

Los canguros se caracterizan por la presencia de unas grandes patas posteriores que utilizan para desplazarse por medio de saltos. También tiene una larga cola que le sirve para mantener el equilibrio cuando está en reposo y para dar una mayor coordinación al movimiento. Son mamíferos herbívoros propios de Australia y sus islas vecinas. Su tamaño es considerable como indica una de sus representantes, el canguro gigante de 3 m y unos 100 km de peso.

Los koalas son los habitantes marsupiales típicos de Australia y los que más peligro corren de extinguirse. A diferencia de los canguros presentan una cola muy reducida. Viven en los árboles, alimentándose de las hojas de los eucaliptos.

Además de las zarigüeyas, los canguros y koalas, los marsupiales también presentan gatos, osos hormigueros, conejos y ratas marsupiales. Todos estos últimos animales no tienen nada que ver con los placentarios que también llevan su nombre.

+ Placentarios


Son los mamíferos más abundantes y más evolucionados. Se originaron hace unos 100 millones de años a partir de mamíferos pequeños y nocturnos tipo musarañas.

Se diferencian claramente del resto de los mamíferos: las crías se desarrollan en el útero, por lo que son verdaderos vivíparos, y se alimentan a través de la placenta, estructura ausente en el resto de mamíferos.

Existen 16 grandes familias de mamíferos placentarios: los desdentados (osos hormigueros y perezosos), los sirénidos (vacas marinas), los hiracoideos (damanes), los dermópteros (lemures voladores), los cetáceos (ballenas y delfines), los insectívoros (erizos, topos, musarañas), los lagomorfos (conejos), los carnívoros (leones), los roedores (ratones), los perisodáctilos (caballos), los artiodáctilos (camellos, ciervos, cabras, ovejas, hipopótamos), los proboscídeos (elefantes), los tubulidentados (cerdos hormigueros), los folidotos (pangolines), los quirópteros (murciélagos) y los primates (el ser humano).

Los cetaceos son los mamíferos más sorprendentes al haber vuelto al medio acuático. Delfines, ballenas, orcas y cachalotes son sus integrantes más relevantes. Presentan una cabeza alargada, carecen de cuello y presentan unas extremidades anteriores transformadas en aletas, las posteriores han desaparecido. Los pelos quedan localizados en zonas muy concretas de algunas especies, normalmente como elementos sensitivos, aunque tienden a carecer completamente de ellos.

Debajo de la piel presentan una capa de grasa, que actúa como aislante térmico y en algunas circunstancias como reserva de alimento. Tampoco presentan glándulas en la piel.

Su sistema respiratorio es el que más modificaciones ha sufrido en la vuelta al agua. Respiran por pulmones que se aislan del agua en el buceo, gracias a que los orificios nasales, situados en la parte alta de la cabeza, presentan unas válvulas que se cierran en la inmersión.

Son animales carnívoros, que se alimentan preferentemente de peces gracias a la presencia de dentaduras bien desarrolladas. Aunque hay especies como la orca que se alimenta además de aves, delfines y ballenas. Sin embargo, existe otro grupo de cetáceos que carece de una buena dentición, por lo que se alimenta del plancton marino gracias a una especie de barbas o colador que filtra ese agua. Entre los últimos están las ballenas, entre las cuales cabe destacar a la ballena vasca (Balaena glacialis).

Los roedores son, junto con los seres humanos, la especie que más regiones ha colonizado. Son animales herbívoros de pequeño tamaño y de hábitos nocturnos. Su característica más relevante se encuentra en sus dientes. Aunque presentan molares, carecen de caninos y sólo tienen un único par de incisivos cortantes utilizados para roer.

Existen más de 20 especies repartidas por la Península Ibérica, entre la que destaca la marmota de los Pirineos. Estos animales viven en madrigueras subterráneas que ellos mismos construyen, aunque los castores llevan a cabo las madrigueras más complejas. Son estructuras construidas sobre el agua con ramas y troncos. Su única abertura es un canal que da al agua, por lo que les sirve para protegerse de otros mamíferos que no son acuáticos. En su interior guardan los alimentos necesarios para el invierno.

Los lagomorfos engloban a los conejos y las liebres. Animales herbívoros, su apariencia recuerda a los roedores, aunque presentan diferencias notables, como la aparición de un segundo par de incisivos. Otra de sus características importantes es el desarrollo peculiar de sus patas posteriores, lo que les permite desplazarse a base de saltos. Los conejos viven en madrigueras que ellos mismos habilitan en la tierra, mientras que las liebres aprovechan los huecos de la superficie terrestre.

Los carnívoros se dividen en dos grandes grupos: los fisípedos de ambientes terrestres y los pinnípedos marinos. Existe un tercer grupo, pero todos sus representantes son fósiles.

Los fisípedos son depredadores de poderosas garras, es decir, uñas curvas con las que atacan a sus presas. Aunque hay representantes como los tejones que más bien son recolectores. Se caracterizan por la presencia de cuatro caninos que utilizan para desgarrar y una serie de muelas con las que trocear. El gato montés es el representante más importante de los fisípedos en la Península Ibérica. Aunque también hay lobos, zorros, linces y nutrias.

Los pinnípedos son mamíferos marinos, como por ejemplo las focas, los leones de mar y las morsas. Se alimentan de peces e invertebrados marinos como los crustáceos. Las extremidades se han adaptado a la vida acuática transformándose en aletas. A diferencia de los fisípedos no disponen de las muelas destinadas a trocear. Como los cetáceos, disponen de una capa de grasa aislante debajo de la piel.

Los primates constituyen los seres más evolucionados del reino animal. Entre sus miembros se incluyen los seres vivos.

Estos animales se agrupan en tres grandes familias: lemuroideos, tarsioideos y antropoideos.

Los lemuroideos son mamíferos muy primitivos y de pequeños tamaño, no alcanzan el metro de longitud. Son animales de cuerpo alargado y con cola, nocturnos, arborícolas y de hábitos alimentarios muy variable (insectívoros, omnívoros o frugívoros). Tiene un hocico largo y ojos laterales y grandes, dato extraño al ser animales nocturnos. Se encuentran en zonas tropicales de África y Asia.

Los tarsioideos son animales mucho más pequeños, ya que no sobrepasan los 15 cm de longitud. Son animales arborícolas, nocturnos, insectívoros y poseedores de unas extremidades adaptadas al salto. Pueden vivir de forma aislada o en parejas, pero nunca presentan organización social.

Los antropoideos son los monos del nuevo mundo, monos del viejo mundo y los hominoideos con el ser humano a la cabeza. La característica más importante de este grupo de animales es la existencia de un pulgar oponible al resto de dedos de las extremidades. Esta circunstancia les va a dotar de la capacidad de agarrar objetos. El cerebro es mayor que en los otros dos grupos de mamíferos. Normalmente hay una sola cría por parto, la cual es cuidada durante largo tiempo tras el nacimiento. En este grupo aparece un comportamiento social complejo. Son los gorilas, chimpancés, mandriles africanos, macacos, etc.

Los insectívoros comprenden un grupo de mamíferos nocturnos y pequeños. Además de insectos, pueden comer ciertos frutos. Destacan, aparte de los topos, las musarañas y los erizos.

Los artiodáctilos son mamíferos herbívoros caracterizados por la forma de desplazarse. Apoyan la punta de los dedos, las pezuñas. La dentición de estos animales se encuentra muy especializada. Los incisivos superiores desaparecen y los caninos, en muchas especies, se transforman en colmillos. Otro de los elementos, que aparecen en este grupo de animales, es la existencia de unas estructuras córneas que sirven para defenderse, son las astas o los cuernos. Son el jabalí, el hipopótamo, el ciervo y la cabra montesa, por ejemplo. Excepto los dos primeros, el resto de animales de este grupo son rumiantes.

Los quirópteros son los únicos mamíferos que son capaces de volar moviendo unas alas. Éstas son pliegues membranosos de la piel que revisten todos los dedos de la piel, excepto el primero, y se proyectan por los lados del cuerpo. De esta forma, la membrana también se une a la cola y las extremidades posteriores.

Para aumentar la eficacia de las alas, los brazos y los dedos se han alargado considerablemente. Las extremidades posteriores presentan unos pies con uñas, que utilizan para agarrarse cabeza abajo mientras descansan en las cuevas donde viven.

Son animales insectívoros, aunque algunas especies se alimentan del néctar de las flores, frutos, e incluso de sangre, como los vampiros de Suramérica.

Son animales nocturnos que utilizan para orientarse la ecolocalización. Ésta se basa en la generación de ultrasonidos o vibraciones por parte del murciélago cuando está volando. Los sonidos se propagan en el aire hasta que chocan con una estructura cualquiera, en ese momento rebotan hacia el animal y éste los recoge con su potente oído y los traduce en una información. De esta manera detecta los obstáculos que pueden ir apareciendo en su desplazamiento o posibles presas.

Los proboscídeos engloban a los mamíferos terrestres de mayor tamaño, los elefantes. En la actualidad existen dos grandes grupos: el elefante asiático (Elephas maximus) y el africano (Lexodonta africana), este último alcanza los 3,5 m de altura. Son animales herbívoro que han ideado un sistema especial para recolectar, la trompa. Es una estructura musculosa basada en una nariz y labio superior de la boca tremendamente alargados. El extremo final de la trompa es capaz de agarrar hojas, ramas o frutos al ser una estructura prensil.

Aparte de la trompa, en la cabeza existen dos incisivos de gran tamaño, son dientes de crecimiento continuo, que constituyen los colmillos curvados.

Los perisodáctilos son animales herbívoros que presentan ciertas modificaciones en su dentición. Los caninos se reducen o desaparecen, los incisivos se emplean para cortar y los molares son más variables en función de la evolución de la especie. Como los artiodáctilos apoyan unas pezuñas para desplazarse. Son los caballos, las cebras, los asnos y los rinocerontes los más representativos de este grupo.

----------

- Los cordados: peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos


+ Los cordados (I): características diferenciales

+ Los cordados (II): peces

+ Los cordados (III): anfibios

+ Los cordados (IV): reptiles

+ Los cordados (V): aves