viernes, 20 de julio de 2018

La base genética del cáncer

El cáncer está causado por una mutación en el ADN, es una enfermedad genética multifactorial compleja y tiene una repercusión social muy grande. El porcentaje de población que va a desarrollar un tumor es, según las estadísticas, de un tercio.

Cancer y biologia
Imagen: Público

El cáncer se da porque las células han evolucionado a lo largo de los miles y millones de años para dividirse lo mejor posible y todo lo que puedan; su evolución ha ido encaminada a la proliferación.

domingo, 15 de julio de 2018

Clases de algas: procariotas y eucariotas; rojas, verdes, pardas y doradas

Las algas son organismos simples, generalmente acuáticos, en ocasiones muy semejantes a las plantas. Pueden ser unicelulares o pluricelulares. Se distinguen en relación a sus clases dos grandes grupos: procariotas y eucariotas. Además, veremos las diferencias entre las algas rojas o rodófitas, verdes, pardas y doradas.

Algas, mar y biologia

- Algas procariotas


Pertenecen al grupo de las algas procariotas las cianofitas, organismos unicelulares fotosintéticos que poseen clorofila a. Por lo general son de color verde-azul, aunque en ocasiones pueden presentar una tonalidad rojiza, parda o negra. La célula posee una pared que suele estar formada por cuatro capas, la más interna de las cuales está compuesta por los llamados peptidoglicanos, también denominados mucopéptidos o glucoproteínas. Los pigmentos fotosintéticos, clorofila a y carotenoides, se encuentran en las llamadas laminillas fotosintéticas o tilacoides, que se distribuyen de manera uniforme por toda la célula. El contenido genético o ADN se denomina nucleoplasma, y es semejante al de los orgánulos como las mitocondrias y los cloroplastos de los eucariotas. La parte más interna de la pared celular presenta una serie de inclusiones de distinta composición química y funciones diferentes: cuerpos poliédricos, que contienen las enzimas necesarias para la fijación del dióxido de carbono; gránulos de poliglucano, que constituyen un almacén de hidratos de carbono, aunque también están relacionados con la fotosíntesis, y gránulos de cianoficina, que contienen aminoácidos.

martes, 10 de julio de 2018

Los insectos: cuerpo, reproducción, digestión, respiración y clasificación

Los insectos constituyen una clase de artrópodos presentes en todos los hábitats terrestres. Representan las tres cuartas partes de todas las especies conocidas del planeta. Cada año se describen 10.000 especies nuevas de insectos.

Insectos y biologia

- El cuerpo de los insectos


El cuerpo de los insectos consta de tres partes diferenciadas: cabeza, tórax y abdomen. La cabeza es una estructura compacta, con un par de ojos compuestos por otros de menor tamaño, denominados ocelos. Entre los apéndices de la cabeza se pueden distinguir un par de antenas, un par de mandíbulas y dos pares de maxilas. Las antenas son apéndices sensoriales importantes en los procesos del tacto y la quimiorreceptividad. En algunas especies se desarrollan unos segundos apéndices, las postantenas, homólogas a las segundas antenas de los crustáceos. La cabeza se divide en diferentes regiones unidas por suturas: la parte anterior constituye la frente, la parte superior, el vértex, y los dos lados están formados por dos placas denominadas genas. Las piezas bucales se articulan en la parte inferior de la cabeza. En el tórax, el segmento esclerótico dorsal se denomina tergo, y el ventral esterno. Dentro de los segmentos del tórax se encuentran insertas las alas, una de las adaptaciones más importantes desarrolladas por los insectos para la conquista de la vida terrestre. Son extensiones laterales de la pared del cuerpo, constituidas por dos membranas, superior e inferior, unidas fuertemente entre sí. En el abdomen se distinguen igualmente dos placas de exoesqueleto, tergo, en la parte dorsal, y esterno en la parte ventral.

domingo, 8 de julio de 2018

La alergia: concepto, causas y clasificación

Todos estamos expuestos a desarrollar una alergia a alguna o a muchas sustancias en cualquier momento de nuestra vida. El hecho de que una alergia no se manifieste durante un determinado periodo de tiempo, no significa que no se vaya a sufrir nunca; en ocasiones se desconoce que se ha padecido una alergia por haber atribuido los síntomas a otras causas.

Alergia, polen y biologia
El polen de determinadas plantas y árboles es uno de los alérgenos estacionales que afectan, fundamentalmente, a las vías respiratorias.

- Concepto de alergia, alérgeno y antígeno


Habitualmente, la alergia se define como una sensibilidad anormal a una sustancia que produce una reacción adversa. Por anormal entendemos una reacción diferente de la que se presenta mayoritariamente. Esto no explica ni el cómo ni el porqué de tal reacción. Los métodos diagnósticos no sólo permiten saber si una persona es alérgica o no, sino también a qué es alérgica. En cambio, si estos métodos no detectan una alergia, posiblemente la persona seguirá encontrándose mal y no sabrá la causa de su malestar. Por eso, la definición común tiene series limitaciones. Otra definición más adecuada es la que afirma que una alergia a una sustancia –por ejemplo contenida en un alimento– provoca una reacción ante ella, en ocasiones grave, motivada por una sensibilidad anormal que desencadena en el organismo una respuesta inmunitaria (función del sistema de defensa natural del organismo).

domingo, 1 de julio de 2018

El agua: tipos y características

El agua es un elemento básico en el desarrollo de la vida. Aproximadamente unas tres cuartas partes del peso del cuerpo humano están formadas por agua. En el caso de las plantas, esta proporción se estima en un 60-85%. Las dos terceras partes de la superficie del planeta están compuestas por mares y océanos.

Agua, planeta Tierra y Biologia
Los antiguos hubieran podido llamar a nuestro planeta "Agua" en vez de "Tierra", al representar el agua unas 3/4 partes de su superficie.

- Tipos de agua y porcentaje del total del agua del planeta


Las aguas saladas, las que conforman océanos y mares, representan aproximadamente el 97% del agua del planeta que habitamos. Sin embargo, las aguas dulces, empleadas de forma mayoritaria para uso y consumo humanos, constituyen tan sólo el 0,0027% del total.