lunes, 7 de enero de 2013

El Volvox



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Uno de los primeros intentos de pasar de organismos unicelulares a organismos pluricelulares fue un alga verde muy común en los estanques de agua dulce: el Volvox. Observado al microscopio, el organismo se parece a una pequeña esfera cóncava de alrededor de 1mm de diámetro, compuesta por varios centenares de células verdes por la clorofila: constituye lo que los investigadores denominan una colonia. Cada una de esas células posee un núcleo, un citoplasma, un cloroplasto, una mancha ocular sensible a los cambios en la intensidad de la luz y dos flagelos (dos largas colas vibrátiles), cuyo movimiento coordinado asegura el desplazamiento de la colonia. Cada una de esas células es capaz de llevar una vida autónoma.

El conjunto de células que forman el Volvox no es sin embargo sólo una agrupación de elementos celulares, sino un sistema en el que es posible identificar una rudimentaria subdivisión de funciones entre los distintos elementos que lo forman, así como una cierta diferenciación en la estructura de las unidades celulares. El alga parece presentar un extremo superior y un extremo inferior, este último formado por células más gruesas a las que se asignan las funciones reproductivas. Además, el movimiento de los flagelos es distinto en un ambiente oscuro o luminoso, ya que la colonia es atraída por la luz. La reproducción puede tener lugar tanto por fecundación entre elementos de la colonia sexualmente diferenciados como por división de las células localizadas en el polo inferior. Éstas, tras aumentar de tamaño, generan hacia el centro numerosas células hija.