miércoles, 31 de diciembre de 2014

Los protozoos de las aguas estancadas



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Los ciliados, los primeros protozoos que se descubrieron e incluso se observaron con rudimentarios microscópicos, tienen el cuerpo revestido de cilios que permiten el desplazamiento por el agua; bajo el revestimiento, la delgada membrana citoplasmática protege los orgánulos celulares responsables de las distintas funciones vitales: el núcleo (a veces doble), las mitocondrias y una serie de vacuolas cuya función consiste en digerir los alimentos y expulsar el material de desecho.

Imagen de un paramecio, un protozoo
Los protozoos son animales unicelulares; pueden tener el cuerpo desnudo, recubierto de una película transparente o de un envoltorio rígido, formado de material silícico, calcáreo u orgánico. El envoltorio puede ser interno (radiolarios) o externo (foraminíferos).

Características son, además, las finísimas fibrillas longitudinales por medio de las cuales puede contraerse la célula entera y flexionarse según las necesidades.

Los ciliados están presentes en todos los ambientes acuáticos, dulces o salobres. Entre los ciliados, los más renombrados son los paramecios; las numerosas especies existentes pueden reducirse a una forma típica, de "zapatilla" o de "cigarro".

- La observación de los ciliados


A veces una simple lente es suficiente para divisar alguno y reconocer su característica forma ovalada, ligeramente comprimida en el centro, ya que este protozoo tiene dimensiones notables (algunas décimas de milímetro). Con mayor aumento se tornan bien visibles los cilios, que se mueven velozmente, provocando una corriente de agua a todo su alrededor.

- La reproducción de los ciliados: por escisión


Maniobrando los cilios de este modo, el paramecio conduce hacia su boca (o, más propiamente, citosoma) las bacterias y las partículas diminutas de las que se nutre. No es raro observar la reproducción, que tiene lugar por escisión: después de la formación de un estrangulamiento cada vez más acentuado en medio de la célula, ésta se escinde en dos organismos unicelulares nuevos que se separan mediante una serie de movimientos rápidos.

- La Stylonichia, común en aguas dulces


Otro ciliado muy común en las aguas dulces es Stylonichia, que tiene forma de habichuela y está dotado de tres cilios en la región ventral y posterior. Observado de frente, muestra una forma ovalada, un poco aplanada en los polos, y una especie de franja interna formada por muchos cilios dispuestos en fila.

- Vorticella, un género de protozoos ciliados que recuerda a un vegetal


Igualmente común es Vorticella, un género de protozoos ciliados que recuerda a un vegetal. Posee un pedúnculo largo y finísimo con el que se fija a las algas o a otros cuerpos sumergidos; este pedúnculo sostiene el "cuerpo" (protoplasma) en forma de campanilla, orlado por una franja de cilios extremadamente móviles que, al moverse en vórtice, atraen los alimentos que el protozoo ingiere. Cuando se le molesta, Vorticella se retrae; unos instantes después, el pedúnculo vuelve a distenderse y el protozoo recobra su actividad vorticular.

Las "vorticelas", que a menuda viven en colonias, se desplazan de un modo muy particular: se enroscan en espiral y la campana se cierra, transformándose en una pequeña esfera de color azul vítreo; una vez más, la espiral se dispara y se destiende, la campana vuelve a abrirse y avanza en una secuencia de continuas contracciones y distensiones rápidas.

- Los pequeños ciliados Colpoda


En las aguas estancadas más comunes también pueden observarse otros ciliados: los pequeños Colpoda, de dimensiones extremadamente reducidas, que a veces se agrupan en grandes números y giran sobre sí mismos con un movimiento incesante y rapidísimo.

----------

- Zonas húmedas: artículos en nuestro blog de Biología


+ Entre estanques y marjales

+ Los estanques: concepto y clasificación

+ Marjales y cenagales

+ Los rotíferos: animales poco conocidos

+ El reino de los anfibios

+ Aves migratorias, humedales y grandes aves sedentarias en las zonas húmedas