martes, 29 de abril de 2014

Clasificación de las rocas sedimentarias



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

La clasificación de las rocas sedimentarias se basa en su origen (que determinará su composición) y en sus caracteres texturales. Se distinguen fundamentalmente rocas de tipo terrígeno o clástico, organogénicas o bioquímicas y químicas.

Los corales, rocas sedimentarias
Los corales, perfecto ejemplo de roca organogénica.

- Las rocas terrígenas o clásticas


Las rocas terrígenas son rocas producidas por la deposición de detritos, debidos al desmantelamiento de rocas preexistentes, sedimentados y eventualmente consolidados por el proceso diagenético.

Por lo tanto, las rocas terrígenas son el resultado de una simple acción mecánica.

Son las rocas sedimentarias más difundidas y presentan una textura definida como clástica, dado que están constituidas por granos o clastos y, a veces, poros que normalmente están rellenos de material más fino del mismo origen que el resto de los clastos (matriz) o de origen distinto (precipitación de material disuelto de las aguas infiltradas, llamado cemento). Las rocas terrígenas se subdividen según sus características texturales, sobre todo por la dimensión de los granos.

A este fin se ha establecido una escala de granulometrías (es decir, de la dimensión de los clastos) según la cual es posible ordenar las rocas clásticas sean sueltas o consolidadas. En orden de granulometría decreciente las rocas sueltas son: grava, arena, limos y arcillas a las que corresponden los siguientes equivalentes consolidados: conglomerados (brechas si los clastos son angulosos y pudingas si los clastos son redondeados) formados principalmente de depósitos glaciares (morrenas), fluviales (aluviones), por detritos de pie de monte debidos a derrumbes o por acción del oleaje en la coste; areniscas, debidas a la consolidación de arenas fluviales, desérticas, lacustres, de playa o de fondo marino sujeto a corrientes de turbidez ("nubes" de arena y fango de los escarpes submarinos por la gravedad), y pelitas (limolitas y arcillitas), generadas por diagénesis de finos fangos del fondo de lagunas, en los deltas, o en el fondo de los mares y océanos lejos de las costas.

- Las rocas organogénicas o bioquímicas


Las rocas organogénicas son las rocas generadas por la acumulación de restos de organismos vivos o de productos de su actividad. La mayoría de las rocas organogénicas se forman en ambiente acuático, sobre todo marino, por diagénesis de los restos sólidos de organismos muertos o depositados sobre el fondo. Debido a que los caparazones y esqueletos de los organismos acuáticos (moluscos, corales, foraminíferos, braquiópodos, etc.) están formados principalmente por carbonato cálcico (CaCCO3), las rocas organogénicas más abundantes son las carbonatadas. Son también importantes, dentro de las rocas de origen orgánico, las silíceas, constituidas por restos de organismos (radiolarios, diatomeas) con caparazón o esqueleto de sílice (SiO2). Las rocas carbonatadas más abundantes son las calcáreas y las dolomias. Muy importantes son las calcáreas y dolomias arrecifales (bioconstruidas), que constituyen los restos consolidados de grandes colonias de organismos (corales, algas, etc.) que con su esqueleto calcáreo (carbonato cálcico) constituyeron en su momento los arrecifes de coral. Montañas enteras (como, por ejemplo, el maxizo del Garraf, en Barcelona) están constituidas por calcáreas y dolomias (carbonato de calcio y magnesio: CaMgCO32), siendo estas últimas, en muchos casos, el resultado de sustitución de iones de calcio por iones de magnesio durante la diagénesis. Actualmente, los arrecifes surgen en los mares calientes y poco profundos de las regiones tropicales y pueden extenderse por miles de kilómetros (por ejemplo, la gran barrera coralina australiana). Esto es la prueba de que hace millones de años mares de este tipo se encontraban en las regiones ahora ocupadas por montañas y valles, lo que conlleva a considerar la importancia de las rocas sedimentarias para reconstruir el aspecto geográfico y climático de la Tierra en las distintas épocas geológicas.

Las rocas silíceas más importantes son las radiolaritas y las diatomitas. Las primeras proceden de la diagénesis de fangos marinos (normalmente de mares profundos) formados por los caparazones de los radiolarios (organismos unicelulares con caparazón silícico).

Las diatomitas se originan por la acumulación de caparazones de diatomeas (algas unicelulares que viven tanto en aguas marinas como continentales). También son muy importantes y ampliamente extendidas, dentro de las rocas sedimentarias, las margas, que son una mezcla entre rocas carbonatadas y terrígenas, producidas por la diagénesis de sedimentos de tipo clástico mezclados con otros de origen organogenético carbonatado que normalmente se depositan a la vez durante la fase de sedimentación. Estas rocas mixtas tienen nombres variables según el porcentaje de carbonatos y de terrígenos presentes (por ejemplo, podemos tener calcáreas arcillosas, cuando la calcárea es dominante sobre un porcentaje de arcilla; al contrario, tendremos arcillas carbonatas si la arcilla supera en cantidad a la calcárea). En concreto, las margas están constituidas por partes iguales de arcilla y de carbonato.

Entre las rocas organogénicas existen también los carbones fósiles y el petróleo (rocas combustible). Los primeros derivan de restos vegetales sometidos a diagénesis sin descomponerse ni oxidarse.

A medida que la diagénesis continúa los carbones se enriquecen más en carbón y se empobrecen en agua aumentando también el poder calorífico (es decir, la cantidad de calor que produce el carbón cuando se quema); por consiguiente, los diferentes estadios de evolución del carbón se conocen con términos distintos: turba, lignito, hulla y antracita.

El petróleo es una mezcla de hidrocarburos (compuestos de carbón e hidrógeno) sólidos, líquidos y gaseosos producidos por la descomposición de sustancias orgánicas vegetales y animales sin la presencia de oxígeno. Estas mezclas se encuentran en yacimientos explotados para la extracción del petróleo. Los yacimientos se forman si existe una roca madre rica en materia orgánica, una roca depósito porosa en la cual el petróleo se infiltra impregnándola y rocas impermeables circundantes que sellan el depósito.

- Las rocas de origen químico


Las rocas de origen químico se forman por precipitación de las sustancias disueltas en las aguas marinas y continentales. La precipitación puede darse durante una fuerte evaporación en cuencas localizadas en zonas muy cálidas. En estos casos se forman las llamadas evaporitas: las sales disueltas en el agua aumentan su concentración a medida que la cantidad de agua disminuye por evaporación llegando a la saturación; posteriores disminuciones de agua hacen precipitar primero las sales menos solubles y después aquellas con solubilidad mayor. Este proceso puede dar lugar a la formación de calcáreas y dolomias (distintas de las organogénicas), yesos y sal gema que a veces constituyen acumulaciones con gran importancia económica y significado geológico por la información que ofrecen sobre el clima y la geografía en el momento de su formación.

Rocas de origen quimico

Otros ejemplos de rocas de origen químico son: el travertino, las estalactitas y estalagmitas, que se forman por precipitación de carbonato cálcico, respectivamente, en manantiales minerales y en cuevas; en éstas el carbonato cálcico se deposita muy lentamente por goteo (caída gota a gota) de las aguas circulantes. Las estalagmitas y estalactitas se forman, respectivamente, en el techo y el suelo de la gruta, llegando incluso a juntarse formando columnas y creando formas espectaculares que atraen muchos visitantes (por ejemplo, la Cova del Drac en Mallorca, o la cueva de Nerja en Granada).

----------

- Las rocas: artículos en nuestro blog


+ Rocas: concepto y ciencias que la estudian

+ Las rocas magmáticas (o ígneas)

+ Las rocas extrusivas (o volcánicas)

+ Clasificación de las rocas ígneas

+ Los volcanes

+ Las rocas sedimentarias

+ Significado de las rocas sedimentarias

+ Las rocas metamórficas

+ Tipos de metamorfismo

+ Clasificación de las rocas metamórficas