jueves, 25 de octubre de 2012

Funciones biológicas de las proteínas



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Las proteínas se clasifican según la función fisiológica que realizan. Las principales categorías de proteínas son las que se describen a continuación.

Proteinas

- Proteínas de transporte


Se encuentran en la sangre y su función consiste en transportar moléculas específicas de un órgano a otro. Por ejemplo, la hemoglobina, presente en los glóbulos rojos, se combina con el oxígeno cuando la sangre pasa a través de los pulmones, y lo transporta a los tejidos periféricos. Una enfermedad genética, la talasemia, está causada por un defecto genético en la estructura de esta proteína.

Las lipoproteínas, por su parte, transportan los lípidos ingeridos con la dieta desde el hígado hasta otros órganos por medio de la sangre.

- Proteínas alimenticias y de reserva


La ovoalbúmina se encuentra en la albúmina de los huevos y sirve para el desarrollo del embrión de las aves, mientras que la caseína está presente en la leche (3% de su peso) y tiene un gran valor nutritivo para los mamíferos.

- Proteínas para el movimiento


La actina y la miosina son proteínas filamentosas que se hallan en las células musculares esqueléticas permitiendo su contracción y con ello el movimiento.

- Proteínas estructurales


Existen muchas proteínas que sirven de soporte a la estructura de los organismos. El colágeno, por ejemplo, es una proteína con una gran capacidad elástica, presente en tejidos tales como los tendones, los cartílagos y la dermis. Otra proteína estructural es la elastina, que se encuentra en los ligamentos. Las plumas de las aves, las uñas, las pezuñas y los cabellos están constituidos en su mayor parte por queratina, una proteína muy resistente e insoluble en agua.

- Proteínas de defensa


Existe una categoría de proteínas cuya función consiste en proteger el organismo de daños eventuales. Los linfocitos de los vertebrados producen anticuerpos, proteínas altamente especializadas, capaces de reconocer y destruir los agentes patógenos externos, tales como virus y bacterias.

El fibrinógeno y la trombina son, en cambio, proteínas que regulan la coagulación e impiden una copiosa pérdida de sangre cuando se lesiona el sistema vascular. También las proteínas tóxicas, como la bungarotoxina del veneno de cobra, tienen una función defensiva.

- Proteínas de regulación


Regulan la actividad de las células e incluyen varias hormonas, como la insulina, que regula el metabolismo de la glucosa y cuyo déficit provoca la diabetes, o la hormona del crecimiento, que estimula el alargamiento de los huesos.

- Enzimas


Son proteínas de muy distintos tipos, cuya función consiste en acelerar (catalizar) las reacciones químicas que tienen lugar en la célula. Se conocen más de dos mil enzimas, cada una de las cuales es capaz de catalizar una reacción distinta. Sin las enzimas, las reacciones se producirían igualmente pero en tiempos excesivamente largos, incompatibles con la vida celular: de hecho, la pérdida de una enzima que regula una función importante de la actividad de la célula produce la muerte de ésta. Hay enzimas que catalizan la síntesis de las proteínas (las sintetasas) y otras que causan su degradación (proteasas).

+ Fecundación y las enzimas


La fecundación es otro acontecimiento biológico que requiere la acción de una enzima: cuando el espermatozoo se adhiere al óvulo, segrega una proteasa que perfora la membrana de este último, lo que facilita la penetración.

Durante el último período de gestación, en las glándulas mamarias femeninas se sintetiza la lactosa, el azúcar de la leche, gracias a la acción de una enzima denominada galactosiltransferasa. En el intestino, inversamente, la enzima lactasa digiere la lactosa ingerida con la dieta en sus dos componentes más simples, la galactosa y la glucosa, que pueden ser utilizadas por la célula como fuentes de energía. Las enzimas tienen, pues, una función esencial en la supervivencia de los organismos y son imprescindibles en todas las reacciones químicas del metabolismo celular. Algunas enfermedades genéticas del hombre están inducidas por una enzima defectuosa: los albinos, por ejemplo, son incapaces de sintetizar melanina, el pigmento que confiere el color oscuro a la piel y a los ojos.