jueves, 18 de abril de 2013

La seguridad para los huevos en los animales



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

En el mundo animal la estructura de la célula huevo es distinta en función de cómo se desarrolla el nuevo ser tras la fecundación.

Huevos


- Especies ovíparas, vivíparas y animales ovovivíparos


+ Especies ovíparas


Las especies ovíparas depositan fuera de su cuerpo los huevos fecundados, que eclosionarán dejando salir al pequeño tras un período de incubación más o menos largo (como en muchos peces y en todas las aves).

+ Especies vivíparas


En las especies vivíparas, por el contrario, el desarrollo de la nueva criatura se completa en el interior del cuerpo materno hasta el momento del nacimiento (en algunos peces cartilaginosos y en los mamíferos).

+ Animales ovovivíparos


En los animales ovovivíparos el desarrollo del huevo fecundado y su eclosión ocurren en el cuerpo de la madre, de modo que al final la criatura es parida viva y es autosuficiente (como las víboras y los escualos).

- Reservas alimenticias del huevo según la especie


Los animales ovíparos y ovovivíparos presentan por lo general huevos ricos en sustancias nutritivas, indispensables para la supervivencia y el crecimiento inicial del embrión en formación: los biólogos denominan telolecito a este tipo de huevo.

Los animales vivíparos, en cambio, tienen huevos pobres en reservas alimenticias, ya que el embrión establece una relación directa con el organismo materno que lo hospeda mediante estructuras especiales que se forman tras la concepción. A través de una formación esponjosa especial denominada placenta, muy vascularizada (o sea rica en capilares sanguíneos), se realizan los intercambios de oxígeno, anhídrido carbónico, sustancias nutritivas y productos de desecho entre la madre y el embrión, sin mezcla de las corrientes sanguíneas de ambos. Los huevos de los animales vivíparos son por ello denominados oligolecitos.

- Cuidados y protección relacionados con los huevos


Naturalmente, los animales dedican especial cuidado y protección al primer tipo de huevos, tanto para su seguridad como para que la prole pueda encontrar refugio y alimento tras la eclosión. Son numerosos los ejemplos de cuidados relacionados con la puesta de los huevos, en especial en los animales terrestres, puesto que el medio acuático protege a los huevos y futuros embriones tanto de las variaciones de temperatura como de la deshidratación.

+ Insectos coleópteros


Entre los insectos, los coleópteros esconden los huevos en galerías especialmente excavadas en el suelo o en los troncos de los árboles, y a menudo almacenan alimentos para la futura larva.

+ Escarabajos peloteros


De forma parecida, los escarabajos peloteros forman una pelota de excrementos que depositan sobre el suelo, excavando debajo una recámara en la que ponen un solo huevo: la larva encontrará al abrirse el alimento para sus primeras etapas de desarrollo.

+ El caso del crustáceo Cyclops


En otros casos el cuerpo de uno de los dos progenitores sirve de nido: el diminuto crustáceo Cyclops transporta los ovisacos sobre el extremo posterior de su cuerpo, mientras que los escorpiones y tarántulas acarrean en bolsas abdominales especiales o en "cestas" incubadoras situadas a la altura de las extremidades.

+ Insectos isópodos del género Porcellio


Muy interesante es el caso de algunos insectos isópodos del género Porcellio, comunes también en España, que en las expansiones ensanchadas de los miembros inferiores crean como unos acuarios de incubación en los que mantienen los huevos en el grado justo de humedad, independientemente de las condiciones ambientales.

+ Cuidado de huevos entre los animales superiores


Entre los animales superiores, se observan casos de cuidado de los huevos en los peces, en el caballito de mar (cuyos machos llevan los huevos en una bolsa incubadora ventral) y en el espinoso. Entre los anfibios, los rinodermos machos custodian los huevos en unas bolsas bucales. Las hembras de la pipa americana disponen de bolsas incubadoras  dorsales vascularizadas para poder suministrar gases respiratorios y nutrientes a los renacuajos que se formarán. En las ranas marsupiales existen en el dorso del animal células incubadoras, cada una de las cuales contiene un solo huevo, del que nacerá un renacuajo. Reptiles y aves son los animales terrestres superiores ovíparos y telolecíticos por excelencia. En los primeros, los huevos, de cáscara apergaminada, precisan de un grado suficiente de humedad externa. En las aves, por el contrario, los huevos poseen una envoltura rígida y calcárea y son perfectamente independientes del medio al disponer de la reserva de agua necesaria.

+ Raramente los reptiles construyen nidos


Es más frecuente que depositen sus huevos en la arena o en el humus, en el hueco de un árbol o en una grieta de la roca, confiando su incubación al sol. Naturalmente, siempre existen excepciones a la regla, como sucede con serpientes como la pitón, que incuba con regularidad sus huevos. Un caso particular son las tortugas marinas que, después de nacer en las playas desiertas, alcanzan con gran esfuerzo el mar para vivir en sus aguas y regresar posteriormente como adultas a depositar sus huevos en las mismas arenas que las vieron nacer. Se ha comprobado que determinadas tortuguitas que vieron la luz en la isla de la Ascensión, en el centro mismo del Atlántico, alcanzaron las aguas de América meridional, donde se desarrollaron para luego regresar a su lugar natal en la época de la puesta. Estos fenómenos migratorios, en parte aún inexplicados, están probablemente relacionados con el intento del progenitor de asegurar a su descendencia unas condiciones de vida favorables.

+ Comportamiento de las aves para con el cuidado de sus huevos


El comportamiento de las aves respecto al cuidado de los huevos se basa fundamentalmente en la exigencia de mantener constante la temperatura durante el período de incubación. Por ello los nidos, aun difiriendo de especie a especie -sencillos como los de determinados pájaros marinos que utilizan para este fin oquedades naturales de las rocas o montoncitos de arena, o complejos como los de los pájaros tejedores-, se caracterizan por intentar mantener el calor de la mejor forma posible (por este motivo están recubiertos en su interior de copos de algodón, plumas u otros materiales). El pingüino real y el pingüino emperador de la Antártida son bastante atípicos al respecto, pues depositan su único huevo en el interior de un pliegue cutáneo ventral (una especie de marsupio) que protege al pequeño en sus primeros meses de vida.

----------

- Del huevo al adulto: más artículos en el blog


+ Reproducción sexual y dimorfismo

+ La fecundación en los animales

+ La partenogénesis

+ Nacimiento del hombre

+ Después de la fecundación

+ El desarrollo en los animales: primeras hipótesis

+ Apuntes de embriología

+ La metamorfosis

+ La cuestión de la diferenciación

+ La regeneración

+ El cuidado de la prole