miércoles, 17 de abril de 2013

La partenogénesis



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Existen animales que presentan una forma de reproducción particular que se aparta de la regla general: la partenogénesis.

Las abejas se reproducen por partenogénesis.

- La partenogénesis, muy común en el mundo de los animales parásitos


El huevo se desarrolla hasta originar un organismo adulto perfecto sin participación alguna de elementos germinales masculinos. Las causas de este fenómeno son múltiples: desde la ausencia momentánea de machos en una población, hasta la configuración de los lugares donde el huevo es depositado (como en las abejas), o la exigencia de mantener los caracteres de una población válida desde un punto de vista genético. Este tipo de reproducción, denominada partenogénesis, es muy común en el mundo de los animales parásitos, quienes para su supervivencia precisan multiplicarse rápidamente.

- La ejemplar partenogénesis de las abejas


Las sociedades de estos insectos están integradas por tres clases de individuos: una hembra fértil, la reina, único exponente de la comunidad fecundado (lo que ocurre una sola vez a lo largo de su vida y precisamente en el transcurso del denominado vuelo nupcial); un gran número de hembras estériles, las obreras, y algunos machos fértiles, los zánganos. Los huevos producidos por la reina son depositados entre sí en forma y en tamaño: unas son celdas de reina, otras de obraras y otras de zánganos.

Los huevos depositados en los dos primeros tipos de celdillas son fecundados con los espermatozoides que la reina conserva en su receptáculo seminal, mientras que los depositados en las celdillas de zánganos no son fecundados (serán por tanto haploides) y se desarrollan por partenogénesis. Pero no siempre el fruto de la reproducción partenogenética produce un individuo haploide: la haploidia es una situación bastante rara, ya que normalmente los individuos nacidos por partenogénesis tienen una dotación cromosómica diploide. Ello se debe bien a la eliminación de la meiosis (con la meiosis se pasa de la fase diploide a la haploide, mediante la reducción a la mitad del número de cromosomas) en el desarrollo del ovocito, o, en el caso de que la haploidia se presente normalmente, a la fusión del núcleo haploide del óvulo con uno de los glóbulos polares destinados normalmente a la regresión. Sea como sea, la partenogénesis no permite la recombinación del patrimonio genético, cosa que sí sucede con la fecundación.