viernes, 24 de mayo de 2013

Músculos lisos y músculos estriados



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Existen en el cuerpo dos tipos de tejido muscular: los músculos lisos, que envuelven los órganos internos (por ejemplo, en las paredes del estómago y del intestino), y los estriados, que recubren el esqueleto.


Musculo liso y estriado

- Los músculos estriados


Los músculos estriados a diferencia de los primeros, actúan voluntariamente, es decir, que sus contracciones tan sólo se realizan a través de órdenes conscientes, por lo que nosotros podemos controlar su duración e intensidad. Las células de este tipo son cilíndricas, alargadas (las denominadas fibras musculares, sinónimo en este caso de fibras musculares estriadas), y su citoplasma, que contiene numerosos núcleos periféricos, presenta estrías transversales.

- Tejido muscular liso


El tejido muscular liso (por ejemplo el del estómago, del intestino y de las arterias) no presenta esa morfología especial, y su citoplasma es similar al de las demás células. Es interesante constatar que el corazón, a pesar de ser un músculo involuntario, está constituido por fibras estriadas, si bien de un tipo especial.

- Diferencia estructural entre músculos lisos y estriados


La diferencia estructural entre músculos lisos y estriados se corresponde con un funcionamiento distinto. Las contracciones de los músculos lisos son lentas, de larga duración y baja intensidad, mientras que las de los estriados pueden ser lentas o rápidas, cortas o largas y de intensidad variable. Es posible estudiar el desarrollo de un músculo observando sus células musculares, que en general son bastante redondas y pequeñas.

- El desarrollo muscular


Cuando un músculo se desarrolla debido a la continuidad de un ejercicio funcional, sus elementos celulares, aún no completamente desarrollados, se agrandan y se transforman en fibras. El volumen y desarrollo del sistema muscular varía de una persona a otra y depende en gran medida del ejercicio. Sin embargo, una persona que no hace ejercicio puede ser por naturaleza dos o tres veces más fuerte que otra que pasa buena parte de su vida haciendo gimnasia para desarrollar sus músculos. Hay que tener presente que no tiene nada que ver la fuerza muscular de una persona con su resistencia.