sábado, 2 de marzo de 2013

Reino protista



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Los protistas, como ya se ha mencionado, son eucariotas unicelulares, más grandes y más complejos que las bacterias. Este reino acoge tres categorías de organismos que difieren bastante entre sí: los protozoos heterótrofos, las algas autótrofas y los hongos heterótrofos descomponedores (algunos autores incluyen esta última agrupación dentro del reino hongos).

Los protozoos y el reino protista

- ¿Qué son los protozoos?


Los protozoos son animales en miniatura en los que, en algunos casos, el nivel de organización celular ha alcanzado una gran complejidad. En efecto, una única célula debe cumplir todas las funciones que en los seres superiores llevan a cabo los órganos y aparatos específicos. Los protozoos, distribuidos en cualquier medio que presente un grado de humedad suficiente, son muy numerosos: existen alrededor de 45.000 especies, cada una de las cuales está representada por un gran número de individuos.

+ Subdivisión de los protozoos según su tipo de movimiento y forma celular


Según el tipo de movimiento y la forma celular, estos "invisibles" animales se subdividen en: flagelados, que se mueven gracias a flagelos; rizópodos, que cambian continuamente de forma; ciliados, que se desplazan por medio de cilios, y esporozoos, incapaces de moverse y parásitos (viven a expensas de otros organismos, a los que causan daños de distinta intensidad). Al igual que en el caso de las bacterias, algunas especies de protozoos son agentes patógenos (la malaria, por ejemplo, es producida por un esporozoo).

- Las algas: flageladas, diatomeas y verdes


Los protistas autótrofos capaces de fotosintetizar están representados por las algas, subdivididas en tres categorías principales: algas flageladas, que en determinadas situaciones pueden comportarse como saprófitos; diatomeas, típicamente cubiertas por una cápsula rígida de silicio, y algas verdes, que se caracterizan precisamente por su color verde brillante. Estos organismos viven en el mar y en las aguas continentales, ocupando las capas más superficiales, a las que llega la luz solar. Cada individuo unicelular precisa para fotosintetizar de energía luminosa, anhídrido carbónico y sales minerales. La tercera categoría de protistas la forman hongos unicelulares mucilaginosos. El aspecto de los más primitivos no difiere excesivamente del de los protozoos, pero lo que sí es decididamente diferente es el tipo de nutrición, puesto que estos seres son todos saprófitos. Los más evolucionados son las levaduras (que algunos autores clasifican dentro del reino de los hongos), muy importantes para la tecnología. Su actividad química es utilizada en la industria alimentaria para la preparación de las bebidas alcohólicas y el pan.