lunes, 12 de octubre de 2015

Los animales acelomados: características y clasificación



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Bajo el nombre de acelomados se agrupan aquellos animales que carecen de celoma (cavidad embrionario). Además, son los primeros animales de simetría bilateral, característica típica de animales superiores.

Animales acelomados y biologia

- Características de los animales acelomados


También fueron los primeros animales en desarrollar un sistema circulatorio y otro excretos. Por tanto, son animales con órganos y sistemas; a diferencia de los animales radiados, que incluso carecían de verdaderos tejidos.

La aparición de órganos y el aumento de complejidad de las estructuras ya existentes en organismos más primitivos, obligó a los animales acelomados a coordinar las funciones biológicas de una forma más eficiente. De ahí que también sean los primeros en sufrir el proceso de cefalización.

No es el cerebro de los animales superiores, pero sí presentan un cierto grado de concentración de nervios en esa zona del cuerpo.

- Clasificación de los animales acelomados


Los tres filos de animales acelomados son: platelmintos o gusanos planos, los nemertinos o gusanos cinta y los gnatostomúlidos o gusanos con mandíbulas.

El concepto de "gusano" hace referencia a todo animal invertebrado bilateral, alargado y que carece de apéndices.

+ Platelmintos o gusanos planos


Reciben el nombre de gusanos planos por la forma de su cuerpo, aplanado como una lámina u hoja de papel.

El tamaño del cuerpo es muy variable, así, existen especies que no llegan al milímetro de longitud, y otras que pueden alcanzar varios metros de longitud como las tenias.

Los platelmintos no han desarrollado ningún sistema respiratorio, el intercambio de gases se sigue produciendo a través de la superficie del cuerpo. El sistema circulatorio también es inexistente. En cambio, presentan ciclos de vida muy complejos con una reproducción muy desarrollada.

Presentan una gran diversidad de especies, las cuales se agrupan en cuatro grandes clases: turbelarios, monogeneos, trematodos y cestodos. La mayoría son parásitos y muchos de ellos infectan al ser humano. Así, el trematodo Clonorchis sinensis puede causar la muerte tras parasitar el hígado.

+ Nemertinos o gusanos cinta


Los nemertinos reciben el nombre de "gusanos cinta" por la presencia de un tubo muscular que actúa como estructura de ataque o captura y defensa, es el probóscide. Es un órgano proyectable que se dispone en una cavidad rellena por fluido que recibe el nombre de rincocele. Cuando los músculos de la cavidad se contraen aumenta la presión sobre el fluido. Esto va a provocar la salida o proyección de la probóscide para aliviar la presión generada.

En algunas especies, la probóscide es un mero tubo sencillo, mientras que en otras existe una existencia de un corazón, este primer aparato es todavía demasiado primitivo, y la sangre va a ser propulsada por las paredes musculares de esos vasos y los propios movimientos del cuerpo del animal.

+ Gnatostomúlidos o gusanos con mandíbulas


Son los animales acelomados de menor tamaño, alcanzando levemente el milímetro de longitud. Su nombre deriva del griego gnathos, mandíbula, haciendo mención a la presencia de unas estructuras que recuerdan a las famosas mandíbulas presentes en otros organismos. Con ellas "arrancarán" de los substratos aquellos organismos que les sirva de alimento, como hongos o bacterias.