El núcleo celular

En 1830, Brown estableció que el núcleo era una constante dentro de la estructura celular; pero hoy día, aun manteniendo este concepto, hay que precisar que esto es así solo en las células eucarióticas, tanto vegetales como animales. El núcleo celular alberga en su interior la información genética en forma de ADN, y es el lugar donde se realiza la replicación del ADN y la síntesis de todos los ARN.

Estructuralmente, el aspecto del núcleo celular depende del momento del ciclo en el que se encuentre la célula: se habla de núcleo interfásico (mal llamado antiguamente núcleo en reposo) cuando la célula no está en fase de división, y de núcleo mitótico cuando se diferencian los cromosomas.


- Características del núcleo celular:

Está presente en todas las células eucarióticas, excepto en los glóbulos rojos de los vertebrados superiores y en las células epidérmicas del estrato córneo superficial.

  • Componentes: el núcleo celular consta de una envoltura nuclear (formada por una doble membrana) y una matriz nuclear o nucleoplasma, en cuyo seno se encuentran la cromatina (ADN y proteínas asociadas) y el nucléolo (donde se sintetiza el ARN ribosómico).
  • Forma: es muy variable (esférica, ovalada, polilobulada); depende del tipo de célula y momento del ciclo en el que está.
  • Tamaño: puede oscilar entre las 5 y 25 micrómetros de diámetro, pero dentro de un mismo tipo de célula es constante. Generalmente, el tamaño del núcleo es proporcional al que tiene la célula, ocupando normalmente un 10% del volumen total de esta.
  • Posición: la posición del núcleo es característica de cada célula. En las células embrionarias (meristemos, blastómeros) ocupa una posición central; en las adiposas, ocupadas en su mayoría por una gran gota de grasa, el núcleo queda lateralizado; en las secretoras se sitúa basalmente, quedando el resto de los orgánulos citoplásmicos entre él y el polo secretor.
  • Número: suele haber un núcleo por célula, pero existen excepciones. Existen células anucleadas -como por ejemplo, los eritrocitos de los mamíferos- que han perdido el núcleo durante su proceso de diferenciación, y otra como los paramecios (protozoos ciliados), que de manera constante presentan dos núcleos: un macronúcleo y un micronúcleo. En los hepatocitos también es normal la situación binucleada, mientras que los osteoblastos y las células musculares estriadas esqueléticas sin plurinucleadas.

La condición plurinucleada de algunas células puede originarse mediante mecanismos:

  • División sucesiva de un primitivo núcleo sin que ocurra la consiguiente división celular, dando origen a una célula denominada plasmodio.
  • Fusión de varias células uninucleadas, llamándose sincitio a la resultante.