lunes, 17 de agosto de 2015

Louis Pasteur: biografía y obra



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Louis Pasteur (Dole 1822 - Villeneuve l'Etang, Marnes-la-Coquette, 1895), fue un químico y biólogo francés, creador de la microbiología moderna.

Pasteur, quimico frances

- Biografía de Louis Pasteur


Hijo de un humilde curtidor de pieles, Pasteur estudió en Arbois y Besançon, y obtuvo el título de bachiller en 1842. Fue admitido al año siguiente en la Escuela Normal de París, en la que realizó estudios químicos y cristalográficos de 1844 a 1846, fecha en que fue nombrado asistente del profesor Balard.

En 1847 presentó Pasteur su tesis de doctorado en ciencias, y en 1848 fue nombrado profesor suplente de química de la Universidad de Estrasburgo. Enseñó física y química en Dijon (donde contrajo matrimonio y continuó sus trabajos sobre disimetría molecular) y en Lille. En 1857 fue nombrado administrador de la Escuela Normal de París, y desde entonces residió en esta ciudad.

Louis Pasteur y biologia

- La obra de Pasteur: líneas fundamentales


Empezó en París a desarrollar sus trabajos de investigación, que le otorgarían merecida fama en todo el mundo. Desde este momento, en la obra de Pasteur, en los campos de la viticultura, ganadería, agricultura y medicina, se destacan cinco líneas fundamentales, centradas en trabajos microbiológicos e inmunológicos:

+ Problema de las fermentaciones


Hasta entonces, las fermentaciones eran consideradas fenómenos puramente químicos, a pesar de los trabajos de Cagniard-Latour, Schwann y Kützing. Pasteur se ocupó en primer lugar de la fermentación láctica (entre 1857 y 1858); hasta 1860 de la butírica, observando la motilidad de los gérmenes responsables (Clostridium butiricum) y notando que pueden vivir sin oxígeno (descubrimiento de la vida en anaerobiosis), y en 1864 publicó Memoria sobre la fermentación acética, es decir, sobre la transformación del vino en vinagre, descubriendo el microorganismo Acetobacter aceti. En sus estudios sobre el vino (1866), demostró que sus alteraciones son debidas a bacterias distintas de la levadura alcohólica (Saccharomyces). Demostró también que tanto el vino como la cerveza pueden ser preservados de la contaminación calentándolos a 55 ºC al abrigo del aire. Este método es empleado hoy con el nombre de "pasteurización".

+ La generación espontánea


Esta teoría, de la generación espontánea, según la cual la enfermedad genera espontáneamente microbios (cuando lo cierto es lo contrario), seguía vigente a pesar de algunos trabajos anteriores. Pasteur tuvo que luchar 28 años contra esta creencia, que sostenía además que del aire podían surgir gérmenes vivientes. En 1860, el Instituto de Ciencias de París propuso como tema para el premio Alhumbert la siguiente cuestión: Intentar mediante experiencias bien realizar hallar una solución al problemas de las llamadas generaciones espontáneas. Pasteur recogió el reto, y entre 1860 y 1864 publicó una serie de notas basadas en experimentos ingeniosos, que sin embargo no convencieron a muchos de los científicos más notables de la época. Tuvo que ascender a grandes alturas (Maladetta, Chamonix, etc.) para exponer allí placas con medios de cultivo al contacto con aire no contaminado con gérmenes. Finalmente, en 1881, el físico irlandés J. Tyndall publicó una obra en la que confirmaba las teorías de Pasteur, quien todavía tuvo que vencer la oposición de figuras como Berthelot, D' Arsonval, Liebig y Berzelius.

+ Trabajos sobre la enfermedad de los gusanos de seda producida por el protozoo Nosema bombycis


Esta enfermedad de los gusanos de seda, llamada pebrina, amenazaba con la ruina a la industria de la seda del sur de Francia.

+ Confirmación de los trabajos de Davaine sobre el carbunco, descubrimiento del estafilococo, el vibrión séptico, etc


Louis Pasteur, seguidamente, confirmó los trabajos de Davaine sobre el carbunco, descubrió en 1880 el estafilococo, el vibrión séptico y el estreptococo de una fiebre puerperal, y precisó la potencia infectante de las esporas esparcidas por los "terrenos malditos" donde se encerraban los animales muertos de carbunco, haciendo notar la importancia de las lombrices de tierra, que las suben a la superficie, donde pasan al ganado que pasta la hierba.

Trabajando sobre la peste aviar, descubrió que al inocular en gallinas gérmenes envejecidos procedentes de un frasco de cultivo de Pasteurella avicida que había quedado arrinconado en el laboratorio, aquellas no morían, sino que quedaban inmunizadas. Supo intuir lo que pasaba, y pudo preparar la vacuna anticarbuncosa, que después de múltiples avatares experimentó públicamente en 1881, en Pouilly-le-Fort, sobre 24 corderos, una cabra y seis vacas, inoculadas el 5 y el 7 de mayo con cultivos mitigados a 55 ºC, a los que había añadido ácido fénico y bicromato de potasa. El 31 del mismo mes, fueron inoculados todos ellos, juntamente con animales no vacunados, con cultivos virulentos. Después de unos días de ansiosa espera, los animales no vacunados fueron pereciendo, mientras que los vacunados resistían la enfermedad. Esto hizo exclamar al veterinario Rossignol, antes muy escéptico: "Sólo el microbio es eterno, y Pasteur es su profeta".

+ Estudios sobre la rabia


Tuvieron lugar entre 1880 y 1885. Inyectó fragmentos de tejido cerebral de perros rabiosos a perros sanos, después de trepanarlos. Demostró que, por pases en serie, a través de monos, se obtiene un virus atenuado que protege a perros, conejos y cobayas después de doce inoculaciones de extractos de médula desecada. El 6 de julio de 1885 aplicó por primera vez el tratamiento a un niño, J. Meister (que posteriormente sería el portero del Instituto Pasteur, de ulterior creación), más tarde a un pastor, al año siguiente a cuatro niños de Nueva York, enviados a París por suscripción popular, y a 19 niños rusos mordidos en Smolensko por un lobo rabioso (se salvaron 16). Un año después, casi 2.500 personas habían sido vacunadas con éxito.

Louis Pasteur, biologo frances

- La figura de Pasteur para la ciencia y la humanidad, casi inabarcable


Estos hallazgos, cada uno de ellos más resonante que el anterior, hicieron de Pasteur el fundador de la moderna inmunoterapia, iniciada un siglo antes por Jenner y proseguida por figuras como Ferran, Yersin, Von Behring, Kitasato, Pfeiffer, Bordet y otros. A su vez, los descubrimientos bacteriológicos de Pasteur y sus colaboradores (Thuillier, Duclaux, Grancher, Chamberland, Roux...) proporcionó a la higiene pública una explicación científica del contagio, con la que fue posible construir el gran edificio que es hoy la epidemiología contemporánea, y al mismo tiempo disponer de armas biológicas eficaces para prevenir las enfermedades infecciosas.

Pese al apoyo de una parte de la comunidad científica de la época, Pasteur tuvo también experiencias amargas, y un carácter en ocasiones intolerante, demasiado amigo de la controversia, lo cual le granjeó la enemistad y las violentas críticas de sus adversarios científicos, a menudo envidiosos de sus éxitos.

Fachada del Instituto Pasteur

- El Instituto Pasteur de París, inaugurado el 14 de noviembre de 1888


En noviembre de 1868 padeció una hemorragia cerebral, pero siguió luchando hasta pudo ver inaugurado, el 14 de noviembre de 1888, el Instituto Pasteur de París, que dirigió hasta su muerte. Su obra fue recogida y publicada íntegramente por su nieto Louis Pasteur Vallery-Radot con el título de Obras completas (1924 - 1939).

- Otras figuras importantes en Biología


+ Charles Darwin (1809 - 1882).

+ Johann Gregor Mendel (1822 - 1884).