martes, 24 de febrero de 2015

Anfibios y reptiles en la selva



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El clima cálido y húmedo de la pluvisilva responde a las exigencias de los parientes exóticos de nuestras ranas y sapos; en realidad, los únicos problemas con que se enfrentan estos animales atañen a sus huevos. Para poderse desarrollar, los huevos de los anfibios necesitan de la presencia de una cantidad constante de agua, por pequeña que sea. Y en muchas selvas vírgenes, los estanques y marjales brillan por su ausencia.

Ranas en la selva

- Los huevos en los anfibios y reptiles de la selva


Mientras varias especies ponen sus huevos -o más a menudo sus renacuajos eclosionados- en las pequeñas reservas de agua que se crean en los huecos de las epífitas o de los árboles, muchos otros anfibios renuncian al estadio de renacuajo libre y ponen en cambio huevos grandes, con un contenido en agua mayor que el habitual, en el interior de los cuales puede realizarse la metamorfosis; así, cuando éstos eclosionan, nace una criatura completamente similar a los progenitores a no ser por sus menores dimensiones. Para las serpientes y los saurios, que también abundan en estos ambientes, no existe este problema: sus huevos son absolutamente autónomos en cuanto a necesidades hídricas; es más, el calor del ambiente favorece su desarrollo y su eclosión. Notable es la variedad de formas y las singulares adaptaciones de muchos reptiles.

- Las pitones


Las pitones dan nombre a una familia, la de los pitónidos, a la que pertenecen las serpientes que han conservado los caracteres más arcaicos; una especie asiática, la pitón reticulada, puede superar los nueve metros de longitud y se disputa el récord de longitud de los reptiles con el cocodrilo del estuario y con la gran anaconda (Eunectes marinus, serpiente de la familia boidos) de Sudamérica tropical.

Las pitones tienen un tronco potente, de sección redondeada, que termina en una cola corta y prensil; la cabeza, triangular y bien diferenciada del tronco, está provista de ojos pequeñísimos de pupila vertical. Los dientes son bastantes largos y decrecen proporcionalmente hacia el interior. Bellas de aspecto por la variedad de sus coloraciones y la armonía de sus diseños, las pitones suelen vivir en lugares húmedos y ricos en vegetación, donde abundan los pequeños antílopes, los roedores y las aves que nidifican en el suelo. Son éstas, en efecto, sus presas preferidas que cazan de noche; acercándose sigilosamente, atacan con extraordinaria rapidez, capturando a la presa por sorpresa. Si ésta es de pequeñas dimensiones, la serpiente la engulle viva; si es de gran tamaño, primero la envuelve rápidamente con sus espiras hasta asfixiarla, luego la muerde por la cabeza con sus grandes dientes ganchudos y la engulle lentamente. Como muchas otras serpientes, las pitones pueden dilatar su cavidad oral de un modo impresionante; sin embargo, evitan las presas muy grandes (a menos que tengan mucha hambre) porque la operación, además de resultarles difícil y penosa, les confiere un peso y un volumen muy engorrosos, haciéndolas muy vulnerables a los eventuales ataques. Las pitones no suelen ser peligrosas ni agresivas, a menos que se sientan acorraladas o amenazadas.

Piton reticular en la selva

- Los saurios más singulares de la selva: los camaleones


Entre los numerosos saurios tropicales, uno de los grupos más singulares es el de los camaleones, universalmente conocidos por su extraordinaria capacidad para cambiar de color. Los cambios de color de estos reptiles son asombrosamente rápidos y se acentúan cuanto más intensas son la temperatura y la luz, aunque también influyen otras circunstancias como el miedo y la agresividad.

Camaleon en biologia

La mayoría de las especies de este grupo que cuenta con un representante europeo (el camaleón común, Chamaleo chamaleo) se encuentran en Madagascar; muchas de ellas viven en las pocas selvas que quedan en la gran isla del Índico y, como la especie europea, son vulnerables o están amenazadas de extinción.

+ La técnica de caza de los camaleones


Los camaleones viven en los árboles donde se nutren de los numerosos insectos que cazan con gran habilidad. Curiosa es su técnica de caza: dado que muchos insectos se posan sobre flores o frutos, el camaleón se queda completamente inmóvil, petrificado en una actitud tan críptica como su libre mutable; cuando la presa se avecina, actúa con una rapidez fulminante: su lengua pegajosa golpea y engancha al insecto, y lo engulle en un instante.

----------

- Selvas ecuatoriales: artículos en nuestro blog de Biología


+ La selva, el bioma más complejo y diverso del planeta

+ Áreas tropicales: plantas y frutos en abundancia

+ Animales que viven en el suelo en los ecosistemas selváticos

+ Los formidables escaladores de la selva

+ Mimetizar o camuflarse para sobrevivir

+ Las variopintas aves de la selva

+ Los primates

+ La riqueza de las selvas tropicales