miércoles, 27 de noviembre de 2013

Trampas, cebos y lazos para no morir de hambre



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Debido a la exigencia de nitrógeno, y no hay que olvidar que este elemento interviene en la composición de las moléculas proteicas y del ácido nucleico, unas 500 especies vegetales conocidas, que viven en suelos pantanosos pobres en este elemento, se ven obligadas a convertirse en carnívoras: deben alimentarse de insectos, moluscos y otros pequeños animales para complementar sus necesidades alimenticias con elementos que no les son proporcionados por el suelo en el que viven.

Dionea atrapamoscas

Estas plantas precisan por tanto atraer una víctima, capturarla, digerir sus estructuras corporales y obtener los elementos necesarios para su crecimiento. Para ello disponen de colores vistosos y formas atrayentes, relacionadas con perfumes y olores estimulantes.

- Los diferentes métodos de captura mediante trampas


La capacidad de elaborar enzimas digestivas muy parecidos a los que existen en el estómago del hombre les garantiza una fuente de nitrógeno constante. Existen cuatro métodos fundamentales de captura:

+ Trampas con jugo pegajoso


Típicas de la Drosera, cuyas hojas están cubiertas de tentáculos rojos que segregan un líquido claro y pegajoso: cuando la víctima queda adherida, se repliegan sobre ella y la retienen poniéndola en contacto con las glándulas digestivas del centro de la hoja.

+ Trampas de cepo


Como la de la Dionea atrapamoscas, cuyas hojas poseen un borde dentado formado por dos valvas unidas por un elemento que actúa de bisagra, capaz de cerrarse de inmediato en cuanto se posa una posible presa, volviéndose a abrir sólo después de haberla digerido para eliminar los residuos no digeribles.

+ Trampas por deslizamiento


Como las del género Nepenthes en las que el borde inferior de las hojas se ha transformado en zarcillo, del que cuelga un recipiente urticular operculado de vistosos colores (cuyas dimensiones varían entre unos pocos centímetros y un metro y medio de largo y 16 centímetros de ancho en las plantas exóticas del género). Sus paredes lisas y resbaladizas como el hielo, no permiten que la desafortunada víctima se agarre, favoreciendo su caído al fondo del recipiente, donde es recibida por un líquido digestivo.

+ Trampas-botella


Típicas por ejemplo de la Utricularia, común en aguas dulces estancadas, que posee escondidas entre las inofensivas hojas pequeñas vesículas denominadas utrículos, dotadas en su interior de una válvula en forma de labio que se abre de golpe al menor contacto con un cuerpo extraño, cerrándose a continuación hasta que finaliza el proceso digestivo. Cerremos esta rápida panorámica sobre técnicas de capturas con el curioso mecanismo que utilizan algunas especies de hongos para atrapar minúsculos gusanos del suelo con un nudo corredizo parecido al lazo de un vaquero. La variedad de "argucias" practicadas para conseguir alimento garantiza que todos las posibilidades, los nichos ecológicos, sean utilizados por alguna de las formas de vida.

----------

- La nutrición de las plantas: otros artículos del blog


+ La fotosíntesis y la respiración en la planta

+ La absorción del agua y de las sales minerales

+ La física al servicio de las plantas

+ Transpiración y gutación: agua en movimiento

+ Cómo capturar el nitrógeno indispensable

+ Saprófitos, semiparásitos, parásitos