jueves, 4 de agosto de 2011

Glúcidos: concepto y clasificación



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Los glúcidos son biomoléculas constituidas por átomos de carbono, hidrógeno y oxígeno, en la proporción que indica su fórmula empírica. Pueden contener excepcionalmente átomos de otros elementos, como nitrógeno, azufre o fósforo. Estos compuestos suponen hasta un 90% de las biomoléculas orgánicas en algunos organismos; de ahí su importancia biológica.

Glucidos en biologia

- Los glúcidos, también conocidos como hidratos de carbono o carbohidratos


Se conocen también como hidratos de carbono o carbohidratos, debido a que, inicialmente, se pensó que estaban formados por una estructura carbonada hidratada con moléculas de agua; hoy se sabe que esto no es así, aunque su fórmula empírica pueda sugerirlo.

Químicamente, los glúcidos son aldehídos y cetonas con múltiples grupos hidroxilo. Los más complejos contienen, además, otros grupos funcionales orgánicos.

- Los monosacáridos: los glúcidos más simples


Los glúcidos más simples se denominan osas o monosacáridos.

La unión de estos monómeros da lugar a moléculas más complejas llamadas ósidos, que pueden contener un número variable de osas e incluso asociarse a otras moléculas diferentes, como lípidos y proteínas.

- Los ósidos


Los ósidos se pueden clasificar en varios grupos:

+ Holósidos


Son ósidos constituidos únicamente por osas. Según el número de monómeros unidos, se diferencian:

. Oligosacaridos

Contienen entre 2 y 10 monosacáridos. Los más importantes son los disacáridos, que resultan de la únión de dos monosacáridos.

. Polisacáridos

Están formados por múltiples unidades repetitivas de monosácaridos. Por su composición, se dividen en dos grupos:

Homopolisacáridos. Se forman por la repetición de un único monómero.

Heteropolisacáridos. Su composición es más variada, ya que contienen más de un tipo de monómero.

+ Heterósidos


Son compuestos complejos que surgen de la combinación de un conjunto de monosacáridos con fracciones moleculares de naturaleza no glucídica, como proteínas, lípidos u otras moléculas orgánicas diversas: por ejemplo, alcoholes y fenoles.