jueves, 4 de agosto de 2011

Glúcidos: concepto y clasificación



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Los glúcidos son biomoléculas constituidas por átomos de carbono, hidrógeno y oxígeno, en la proporción que indica su fórmula empírica. Pueden contener excepcionalmente átomos de otros elementos, como nitrógeno, azufre o fósforo. Estos compuestos suponen hasta un 90% de las biomoléculas orgánicas en algunos organismos; de ahí su importancia biológica.

Se conocen también como hidratos de carbono o carbohidratos, debido a que, inicialmente, se pensó que estaban formados por una estructura carbonada hidratada con moléculas de agua; hoy se sabe que esto no es así, aunque su fórmula empírica pueda sugerirlo.

Químicamente, los glúcidos son aldehídos y cetonas con múltiples grupos hidroxilo. Los más complejos contienen, además, otros grupos funcionales orgánicos.

Los glúcidos más simples se denominan osas o monosacáridos.

La unión de estos monómeros da lugar a moléculas más complejas llamadas ósidos, que pueden contener un número variable de osas e incluso asociarse a otras moléculas diferentes, como lípidos y proteínas.

Los ósidos se pueden clasificar en varios grupos:

1. Holósidos. Son ósidos constituidos únicamente por osas. Según el número de monómeros unidos, se diferencian:

* Oligosacaridos. Contienen entre 2 y 10 monosacáridos. Los más importantes son los disacáridos, que resultan de la únión de dos monosacáridos.

* Polisacáridos. Están formados por múltiples unidades repetitivas de monosacaridos. Por su composición, se dividen en dos grupos:

-Homopolisacaridos. Se forman por la repetición de un único monómero.
-Heteropolisacaridos. Su composición es más variada, ya que contienen más de un tipo de monómero.

2. Heterósidos. Son compuestos complejos que surgen de la combinación de un conjunto de monosacáridos con fracciones moleculares de naturaleza no glucídica, como proteínas, lípidos u otras moléculas orgánicas diversas: por ejemplo, alcoholes y fenoles.