martes, 26 de septiembre de 2017

Hipotálamo e hipófisis: características y funciones



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El hipotálamo y la hipófisis están muy relacionados funcional y morfológicamente, ya que el hipotálamo va a estar unido a la hipófisis mediante el infundíbulo o tallo hipofisario.

Hipotalamo y biologia


- Funciones y características del hipotálamo


El hipotálamo se encuentra situado debajo del surco hipotalámico y es una estructura bastante pequeña, pero con una gran importancia funcional.

Es el responsable de regular toda la vida visceral, es decir, regula todas las vísceras del organismo. Esto lo va a hacer mediante el sistema endocrino y el sistema nervioso. Va a permitir, de forma general y a grandes rasgos, la conservación el individuo y de la especie. Este hipotálamo está muy relacionado topográficamente con las vías visuales, de manera que tumores del hipotálamo se pueden manifestar con pérdidas de la visión.

+ Núcleos del hipotálamo


En el hipotálamo se encuentran comprendido en un total de cuarenta núcleos, que se han sistematizado según los diferentes planos del espacio. De esta forma, siguiendo una clasificación de los núcleos según el plano sagital, encontramos tres grupos de núcleos diferentes.

. Núcleos anteriores

Estos núcleos también se conocen con el nombre de núcleos rostrales, y se encuentran situados por detrás de la lámina terminal. En el interior de este grupo de núcleos encontramos:

* Núcleo preóptico.

* Núcleo paraventricular hipotalámico (pegado a la pared lateral del tercer ventrículo).

* Núcleo supraóptico o supraquiasmático (situado por encima de la cinta óptica y al lateral del quiasma óptico).

. Núcleos medios o intermedios

En este grupo encontramos otra serie de núcleos diferentes:

* Núcleo dorsomedial.

* Núcleo ventromedial.

* Núcleos tuberales. Son varios y muy pequeños, y se encuentran situados en el suelo del tercer ventrículo, formando un relieve en la cavidad ventricular. También son conocidos como núcleos del túber o núcleos tuberoinfundibulares.

. Núcleos posteriores

* Núcleo posterior (en la posición más posterior del hipotálamo).

* Tubérculo o cuerpo mamilar (más inferior, dando una configuración externa).

+ Funciones del hipotálamo


El hipotálamo es una estructura que va a tener una gran importancia funcional, de manera que va a recibir información de todas las partes del sistema nervioso. Es capaz de recibir nuestros estados de ánimo, las necesidades, los deseos e incluso la luz. Por ello, va a necesitar muchas conexiones.

Dichas conexiones se pueden clasificar en aferentes, cuando llegan desde otros lugares hacia el hipotálamo, o bien eferentes, cuando salen del mismo para transmitir información a otras zonas del organismo. Por otro lado, cuando las conexiones realizan ambas funciones se conocen como conexiones recíprocas. Estas conexiones recíprocas conectan con la médula, el tronco del encéfalo, el cerebelo y el telencéfalo.

Entre las funciones del hipotálamo y la hipófisis encontramos:

. Control de la homeostasis corporal

Regula la temperatura corporal mediante la información proveniente de los vasos sanguíneos. Cuando detecta un cambio de temperatura, su región anterior envía órdenes para reducirla si está elevada. Y si la temperatura se encuentra disminuida, la región posterior contribuye a aumentarla. Es una especie de termostato.

. Funciones de supervivencia

En este apartado encontramos funciones tan importantes como el control de la ingesta de alimentos. El hipotálamo tiene un centro del hambre y la saciedad (cuando este centro del hambre se destruye por alguna enfermedad o patología, la persona entra en la apetencia, es decir, pierde el apetito). Cuando el de la saciedad esta alterado, el individuo no controla la ingesta de alimentos (algo que se observa en aquellas personas que siempre están comiendo).

También se encarga del control del equilibrio hídrico. La necesidad de beber que experimentamos se regula en el centro de la sed, y viene dada por la osmolaridad de la sangre. Por tanto, el hipotálamo es un órgano muy bien vascularizado, ya la mayor parte de la información que necesita para realizar sus funciones le va a llegar vía sanguínea.

El hipotálamo también tiene función en el control de los ritmos circadianos. Estos ritmos se regulan con los ciclos de luz y oscuridad. De esto se encarga el llamado núcleo supraquiasmático, que es el encargado de controlar a todos los núcleos hipotalámicos que intervienen en el control de los ciclos circadianos gracias a la información que recibe de los nervios ópticos.

El control emocional es uno de los aspectos que también se regulan a través del hipotálamo. Este órgano es el responsable de la expresión física de las emociones. Va a ser el responsable de nuestras expresiones de cólera, alegría, tristeza, etc., llevándolo a cabo a través del llamado cuerpo mamilar. Este está relacionado con el sistema límbico y por ello también va a intervenir con la memoria.

Por último, el hipotálamo también se encarga de desarrollar los patrones de control de la conducta sexual. Esto se debe a que, gracias a los niveles de estrógenos y testosterona que se registran en los receptores del hipotálamo, este importante órgano es capaz de regir el patrón sexual que corresponde a dichos niveles. Como es de suponer, ambos niveles son totalmente diferentes en hombres y en mujeres.

. Sistema autónomo

Aunque en el hipotálamo no encontramos neuronas vegetativas, este sí tiene la capacidad de controlar el sistema nervioso vegetativo. En la región posterior del hipotálamo encontramos las eferencias capaces de controlar el sistema nervioso parasimpático, mientras que en la región anterior del hipotálamo encontramos las eferencias encargadas de controlar el sistema nervioso simpático.

- La hipófisis y el control del sistema endocrino


Esta hipófisis está constituida por dos zonas esenciales. la neurohipófisis (secreta hormonas producidas en el hipotálamo) y la adenohipófisis (producir y secretar las hormonas bajo el control del hipotálamo).

+ Neurohipófisis


Se trata de una derivación del diencéfalo y se produce como una evaginación desde el quiasma óptico hacia abajo. Los grupos nucleares del hipotálamo que van a funcionar con esta se corresponden concretamente con el núcleo paraventricular y el núcleo supraóptico.

El núcleo paraventricular se encarga de la producción de oxitocina, que es la hormona responsable de la secreción de leche y la contracción del útero en el parto. Por otra parte, el núcleo supraóptico se encarga de la producción y secreción de vasopresina, que es la hormona responsable de la retención líquida y la vasoconstricción que se llevan a cabo durante las disminuciones de presión sanguínea.


+ Adenohipófisis


La adenohipófisis, a diferencia de la neurohipófisis, se puede dividir en tres partes: la porción tuberal, la porción intermedia (pegada al lóbulo posterior de la neurohiófisis) y la porción distal (es la más importante y la de mayor tamaño, constituyendo la parte más desarrollada de la hipófisis).

En esta parte de la adenohipófisis encontramos el tracto tuberoinfundibular, que llega a la eminencia media, donde se liberan los factores que se han producido en el grupo medio del hipotálamo. Estos factores son recogidos por el sistema porta, influyendo sobre las células de la adenohipófisis para que se libera o se inhiba la producción de determinadas hormonas que se producen en ella.

Para que estas se liberen al torrente circulatorio, es necesario que el hipotálamo y la adenohipófisis tengan información de los niveles hormonales de todas las glándulas endocrinas. Estos niveles hormonales son los que van a regular la secreción de las hormonas adenohipofisarias.

----------

Artículo redactado por Pablo Rodríguez Ortíz, estudiante de Biología en la Universidad de Málaga.