sábado, 18 de marzo de 2017

Clasificación de los minerales (III): las piedras preciosas



Desde la antigüedad las piedras preciosas han sido empleadas en la decoración personal o en la de objetos que el ser humano quería dignificar o enriquecer. Una piedra preciosa es, en realidad, un mineral que recibe el nombre de mineral gema.

Esmeralda y piedras preciosas

Los minerales gema son, en principio, indistinguibles del resto de minerales y rocas de un yacimiento cualquiera. Sin embargo, tras ser tallados y pulidos por buenos profesionales adquieren la hermosura que les da el sobrenombre de piedras preciosas. Además de su belleza, son minerales difíciles de encontrar y de una gran fragilidad. Así, de todos los minerales conocidos, sólo 70 pueden ser considerados como minerales gema y sólo 15 de éstos son considerados como gemas o piedras preciosas importantes.

- Piedras preciosas y semipreciosas


Se dividen en dos grandes grupos: 1) piedras preciosas, si tienen belleza, tamaño, rareza y durabilidad, y 2) piedras semipreciosas si sólo presentan una o dos de estas propiedades. En el primer grupo sólo se encuentran el diamante, la esmeralda, el ópalo, el rubí y el zafiro. Entre los segundos destacan el circón, la turquesa, el topacio y el granate.

- Belleza y durabilidad


La propiedad o cualidad de la belleza de una piedra preciosa viene dada por el color, la transparencia y el brillo que presenta tras la acción de la luz sobre su ser. El tallado juega en este sentido un gran papel. En cuanto a la durabilidad, las piedras preciosas deben ser lo suficientemente duras como para poder soportar los efectos de una exposición diaria si va a ser empleada en joyería.

----------


- Clasificación de los minerales


+ Clasificación de los minerales (I): los silicatos

+ Clasificación de los minerales (II): los no silicatos