viernes, 23 de diciembre de 2016

El panda rojo, un curioso mamífero en peligro de extinción



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El panda rojo, conocido científicamente como Ailurus fulgens, pertenece al grupo de los mamíferos omnívoros y pertenece, de forma nativa, a las tierras asiáticas. Actualmente se encuentra en peligro de extinción, debido a la pérdida constante de su hábitat, a la caza furtiva y a la endogamia.

Panda rojo y biologia

Los pandas son pequeños mamíferos con una peluda y larga cola de color rojo con marcas blancas. Comparten el mismo nombre que los pandas gigantes, aunque no están emparentados. En su origen, el nombre de “panda” fue otorgado a ellos, y posteriormente se usó para los actuales pandas gigantes.

Según los registros del zoo de San Diego, el primer espécimen del panda rojo fue descrito por Frédéric Cuvier, un zoólogo francés, en el año 1825, 48 años antes de que el primer panda gigante fuese catalogado. Su nombre científico, Ailurus fulgens hace referencia a su color similar al fuego y a su parecido con los gatos. Por otro lado, su nombre común deriva de nigalya ponya, que significa “comedores de bambú”.


- Tamaño y descripción


Los pandas rojos son similares en tamaño a un gato común de los de casa. Miden de 50 a 65 centímetros desde la cabeza al final del cuerpo, con colas que pueden medir de 25 a 50 centímetros más. Su peso también es pequeño, pensando entre 5 y 10 kilogramos.

En cuanto a aspecto, estos pandas tienen grandes cabezas redondas, con un hocico corto y unas orejas claramente puntiagudas. Su pelaje es de un color marrón rojizo, aunque en su cara se encuentra generalmente el color blanco con toques rojos. Este color blanco, según los expertos, podrían ayudarle a reflectar el sol que les llega a la cara.

Las colas se caracterizan por ser largas y tupidas, con una alternancia de anillos rojos y blancos. Esta cola es su principal herramienta para mantener el equilibrio a su escalada a los árboles, ayudándose de sus garras para trepar hasta las ramas más altas.

- Hábitat y dieta


Los pandas rojos se encuentran principalmente en las montañas de Nepal, en el Himalaya, en China central y en el norte de Myanmar, concretamente en los bosques templados y las selvas tropicales.

Un factor muy importante en su dieta es el bambú, principal alimento de su dieta, pudiendo llegar a ocupar hasta el 95% de la misma. Se alimentan de los brotes de la planta de bambú y de las hojas, dejando el tallo. Aunque este no es su único alimento, ya que pueden alimentarse también de raíces, hierbas o frutos. En ocasiones, dependiendo de la ocasión, se alimentan de huevos, insectos, aves e incluso pequeños mamíferos, aunque es algo extraordinario.

Y aunque se trata de casi la totalidad de su dieta, los pandas rojos solo pueden digerir aproximadamente el 24% de todo el bambú que comen, necesitando del 20 o 30% de su peso en bambú al día, es decir, de 1 a 2kg diarios. Como curiosidad, algunas hembras pueden llegar a comer más de 20.000 hojas de bambú en un único día.

- Hábitos y comportamiento


El panda rojo es principalmente crepuscular, es decir, activo durante el amanecer y el atardecer, aunque pueden estar activos a cualquier momento del día. Son de costumbres solitarias, siendo los machos muy territoriales, marcando su zona con un fuerte olor procedente de una glándula ubicada en la base de la cola. Al igual que las mofetas, los pandas rojos pueden expulsar dicho olor cuando se encuentran en peligro y necesitan defenderse de algún depredador.

Pasan la mayor parte de su tiempo en los árboles, comiendo y durmiendo sin la necesidad de pisar el suelo en días. Generalmente suele estar en las ramas más altas, tomando el sol mientras descansan o comen. Durante la noche, debido al descenso de las temperaturas, bajan a las zonas medias del árbol y se acurrucan, conservando el calor debido a su pelaje y a su cola, con la que se envuelven. Si se da la ocasión y las temperaturas bajan demasiado pueden llegar a pasar por una especie de hibernación, despertando cada pocas horas para comer.


- Reproducción


La época de reproducción del panda rojo se da entre la primavera y el verano, con un periodo de gestación que va desde los 110 a los 150 días, aunque puede tanto acortarse como alargarse en base a ese periodo. Las hembras construyen sus madrigueras en los tocones, los árboles huecos o las grietas de las rocas usando principalmente hierba, ramas, hojas y musgo.

En cada embarazo la hembra puede llegar a dar a luz hasta a 4 jóvenes, aunque lo más general es que sean 2. Estos cachorros están sellados hasta las 3 semanas de edad, y se alimentan de las mamas de su madre hasta las 22 semanas de edad, aunque pueden terminar antes. A los 18 o 20 meses alcanzan su madurez, volviéndose independientes. En la naturaleza, su vida media ronda los 10 años, aunque en cautividad pueden llegar hasta los 15 años.

- Estado de conservación


Los pandas rojos se encuentran en peligro de extinción, estando incluidos en la lista roja de especies amenazadas de la UICN. Se cree que su población ha disminuido hasta un 50% en los últimos 18 años, y se prevé que continúe en descenso intensificado durante los próximos años.

Esta disminución de la población está debida, casi exclusivamente, a la deforestación de sus hábitats; aunque la caza de este animal está aumentando su importancia en el proceso. Actualmente existen unas 65 áreas protegidas para el panda rojo, evitando que ese descenso de población continúe y acabe por extinguir la especie.

----------

Artículo redactado por Pablo Rodríguez Ortíz, estudiante de Biología en la Universidad de Málaga.