lunes, 14 de diciembre de 2015

Fisiología (VI): los órganos de los sentidos



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El ser humano recibe la información desde el exterior a través de unos receptores sensoriales. Gracias a ellos el ser humano es capaz de recoger todos los cambios que acontecen en el medio donde se desarrolla.

Organos de los sentidos y biologia

La función de los receptores es traducir el estímulo en una señal eléctrica, ya que, es de esta forma como se transmite la información en el sistema nervioso. La señal eléctrica llegará  a unas zonas del encéfalo donde se procesará, es decir, se identificará a qué estímulo corresponde esa señal eléctrica, tras lo cual responderá si da lugar.

Entre los receptores sensoriales se encuentran los denominados órganos de los sentidos: gusto, olfato, vista, oído y tacto. Cada uno de los cuales se encarga de recibir estímulos distintos. La vista imágenes, el gusto y el olfato sustancias químicas, y el oído y el tacto perciben presiones o vibraciones.

Tacto y organos de los sentidos

- Órganos de los sentidos (I): el gusto


Los receptores sensoriales del gusto o receptores gustativos se encuentran en la lengua principalmente, aunque también en el paladar y la faringe. Los estímulos que recogen son sustancias químicas disueltas en la boca, sustancias como las presentes en los alimentos.

Los receptores gustativos son en realidad células ciliares, las cuales se agrupan formando los botones gustativos. En cada botón hay, por término medio, unos 11 receptores gustativos. A todos los botones llegan fibras nerviosas que transmiten la información al sistema nervioso central. Se desconoce cómo son capaces de percibir las diferencias químicas de los alimentos, diferencias que determinan el sabor.

+ El sabor


Se entiende por sabor, una sensación que producen las sustancias químicas en el organismo a través del receptor sensorial del gusto. El ser humano es capaz de distinguir cuatro gustos primarios: el dulce, el agrio, el amargo y el salado.

En principio los cuatro sabores básicos son reconocidos por distintas partes de la lengua. Así, el sabor agrio en los bordes, el dulce en la punta, el amargo en la parte posterior, mientras que el salado en la parte anterior.

Gusto y organos de los sentidos

- Órganos de los sentidos (II): el olfato


Es un órgano del sentido, no muy desarrollado en el ser humano, que se encuentra en la nariz.

Las paredes de las fosas nasales están tapizadas por una mucosa. Dentro de esta mucosa existe, en la parte superior, una región diferenciada denominada mucosa olfatoria, en ella se encuentran los receptores del olfato.

Los receptores son células que agrupadas proyectan unos cilios que parecen ser estimulados por los olores, es decir, por las sustancias químicas volátiles que determinan las sensaciones del olor.

Olfato y organos de los sentidos

- Órganos de los sentidos (III): la vista


El sentido de la vista es el más desarrollado, ya que, los seres humanos viven en un mundo de imágenes y formas.

Los receptores visuales se encargan de recibir las imágenes, transformando la luz en la señal eléctrica que viajará hasta el sistema nervioso central, donde se descodificará la señal eléctrica en imágenes. Los receptores celulares son los conos y los bastones. Los primeros están especializados en la visión del color, los segundos en la visión nocturna.


+ El ojo


Los receptores celulares se disponen en los ojos, estructuras en forma de globo que permiten tener información sobre el color, la profundidad, el movimiento, la intensidad de luz y la oscuridad del medio.

Los ojos se alojan en unas cavidades del cráneo denominadas órbitas, lo que les proporciona una buena proyección por todos los lados, excepto por delante, que son protegidos por los párpados. Los párpados son membranas de tejido epitelial y conjuntivo, con una serie de músculos para poder abrirlos y cerrarlos. En el borde de los párpados se localizan unos pelos, también protectores, que forman las pestañas.

El ojo está recubierto por una pared de tres capas o membranas. La primera capa y más externa es la túnica fibrosa, que se divide en dos tramos, la córnea por delante y la esclerótica, de mayor tamaño, por detrás. La córnea es transparente y, por tanto, deja pasar la luz, no así la esclerótica. Dado que la córnea es la capa más externa del ojo y, por tanto, la más expuesta al exterior, se encuentra protegida por una membrana denominada conjuntiva. La conjuntiva está bañada por un líquido limpiador (lagrima) que segrega la glándula lacrimal situada en la parte superior externa de la órbita. La segunda capa es la túnica media o vascular. Esta capa se divide desde la zona anterior hasta la posterior en iris (que se dispone detrás de la córnea), cuerpo ciliar y coroides. El iris no se cierra, sino que presenta una abertura denominada pupila. La tercera capa y más interna de la pared es la retina, la cual no llega a la zona más anterior del ojo. En ella se encuentran los receptores visuales, los conos y bastones.

Otro elemento importante del ojo es el cristalino, lente constituida por un gel encapsulado. Se dispone tras el iris.

+ La visión


El ojo actúa como una cámara fotográfica, de tal forma que cada uno de los elementos que lo constituyen cumplen una función específica en el proceso de la visión: lentes, diafragma, fotómetro y lubricación, como los más importantes.

La córnea, el cristalino y ciertos líquidos actúan como lentes. Presentan diferentes densidades. Cuando los rayos luminosos pasan por estos elementos serán desviados (refracción). Y son rayos luminosos lo que realmente ve un organismo, cualquier objeto, imagen, es en realidad, un conjunto de puntos luminosos de diferente densidad que se proyectan sobre las lentes de nuestros ojos. La intención final, es dirigir los rayos hacia la retina, lugar donde se transforma la luz en un impulso nervioso que viaja a través del nervio óptico hasta el cerebro, lugar donde se ven las imágenes.

La visión de los objetos cercanos no es igual que la realizada con los lejanos. El organismo requiere de un sistema que permita enfocar correctamente en función de la distancia. Este enfoque se denomina acomodación y es llevado a cabo por el cristalino. De esta forma, para poder visualizar un objeto cercano, el cristalino tiene que aumentar su curvatura, es decir, hacerse más redondo. Sin embargo, los objetos lejanos requieren de un cristalino más plano.

Además, la cantidad de luz que las lentes permiten entrar no siempre es la misma. Presentan un diafragma, el iris, que al regular el tamaño de la pupila condiciones cuánta luz entra. Así, en condiciones de poca luz la pupila aumenta, mientras que si hay un exceso tiende a disminuir.

Ojos y fisiologia

- Órganos de los sentidos (IV): el oído


Es el órgano encargado de la audición, al presentar receptores sensoriales que transforman las vibraciones del aire en la señal, o impulso nervioso, que viaja hasta el sistema nervioso para que se identifique el tipo de sonido.

El oído se divide en: externo, medio e interno. El primero recibe la vibración del aire, es decir, la onda sonora. El segundo transforma esa vibración en una mecánica, gracias a una serie de elementos que presenta. Y el tercero genera el impulso nervioso.

Además, en el oído interno, se encuentran los órganos responsables de mantener el equilibrio.

+ Anatomía del oído


. Oído externo

El oído externo está formado por la oreja y el conducto auditivo externo. La oreja, también conocido como pabellón auricular, es un cartílago elástico revestido de piel. A continuación le sigue el conducto, el cual termina en la membrana timpánica. Esta conducto auditivo se caracteriza por presentar cerumen, una especie de cera protectora que permite que el sonido se propague hacia el interior.

. Oído medio

El oído medio engloba la cavidad timpánica, que está formada por la membrana timpánica, los huesecillos y la trompa de Eustaquio. La membrana tiene forma de cono y atraviesa el conducto auditivo externo. Los huesecillos son tres pequeños huesos con el siguiente orden: martillo, yunque y estribo. Estos huesecillos se conectan entre sí por medio de articulaciones. La trompa de Eustaquio es un tubo de unos 4 cm que se abre en la cavidad timpánica y la comunica con la parte superior de la faringe.

. Oído interno

El oído interno constituye el laberinto, por presentar pequeños tubos, sacos con líquido y cavidades, todas entramadas entre sí. Presenta dos cámaras principales, el vestíbulo y la cóclea, que por su forma en espiral también recibe el nombre de caracol. Esta última contiene el órgano de Corti, el cual posee en torno a 15.000 células ciliadas, que son los receptores auditivos. Es decir, aquellos que van a recibir las vibraciones que viajaron por el oído y las van a transformar en impulsos nerviosos que transmiten al encéfalo a través del nervio acústico.

+ La audición


Se entiende por audición la capacidad que tiene el organismo de captar las vibraciones del aire u ondas sonoras e interpretarlas como sonidos. El sonido surge como una variación en la presión del aire que llega al oído, concretamente a la oreja, la cual lo dirige hacia el conducto auditivo externo. En éste se transmiten hasta la membrana timpánica, la cual comenzará a vibrar. Una vibración que recogen los huesecillos y dirigen hacia el oído medio con su propia oscilación que salta de un hueso a otro. Por tanto, una vibración del aire se transforma en una vibración mecánica de unos huesos.

A continuación, la vibración que llega al oído interno se propaga por los líquidos alojados en su interior. Finalmente, el órgano de Corti, que posee los receptores sensoriales o auditivos, se estimula por las ondas o vibraciones que viajaban en última instancia por esos líquidos. Una estimulación, que ahora se transforma en un impulso nervioso, o señal eléctrica, que viaja por el nervio acústico hasta la parte del encéfalo donde se encuentra la zona que identifica los sonidos. Por tanto, es el encéfalo el que oye.

Oido y organos de los sentidos

- Órganos de los sentidos (V): el tacto


Es la sensibilidad que tiene el organismo por discriminar objetos que ésta "percibiendo" a través de la piel.

Los receptores sensoriales más sencillos son las terminaciones sencillos son las terminaciones nerviosas libres, que llegan a la piel y otros tejidos. Pero, si las terminaciones se empiezan a rodear de cápsulas, entonces forman ya receptores más complejos. Se denomina corpúsculo de Meissner y es muy típico en los labios y en la punta de los dedos.

Los pelos también constituyen órganos del tacto, ya que en su base se encuentran fibras nerviosas que responden al movimiento del pelo.

Tacto y biologia

- Patologías que afectan a los sentidos


Se reconocen enfermedades que afectan a los cinco sentidos.

Un traumatismo nasal puede causar la obstrucción de las vías nasales y la consiguiente disminución de la capacidad olfatoria.

En cuanto al oído las enfermedades que le afectan se denominan otitis. En la otitis externa puede, si afecta al pabellón auricular o al conducto auditivo externo, aparece una inflamación que puede provocar una sordera, es decir, una pérdida de la capacidad auditiva. De ahí, que no sea recomendable el uso de bastoncillos de algodón, ya que, pueden introducir en demasía el cerumen, e incluso se puede desprender algo de algodón que obstruya aún más el conducto.

Entre las alteraciones más frecuentes que afectan al ojo se encuentran el astigmatismo, la miopía y la hipermetropía.

Así, el astigmatismo surge por algún tipo de alteración en las lentes de los ojos, normalmente en la córnea. la imagen que llega a la retina es borrosa.

La miopía es la vista corta. Un defecto en el globo ocular lleva a una pérdida de la visión de lejos o disminución de la agudeza visual.

La hipermetropía surge cuando el globo ocular es más corto de lo normal. Este hecho obliga a que la persona tenga que acomodarlo para poder enfocar perfectamente, incluso cuando se desea ver algún objeto dispuesto a gran distancia. La continua acomodación, para enfocar bien, lleva a un esfuerzo muscular que puede originar dolor de cabeza.

Otra de las patologías más frecuentes de la visión es el estrabismo. En ella, alguno de los músculos que permiten el movimiento del ojo deja de funcionar. Esto le lleva a tener una visión doble y cierta desviación ocular.

----------

- Serie de artículos sobre Fisiología


+ Fisiología (I): el cuerpo humano

+ Fisiología (II): el aparato locomotor

+ Fisiología (III): el sistema circulatorio

+ Fisiología (IV): el aparato respiratorio

+ Fisiología (V): el sistema nervioso

+ Fisiología (VII): el sistema inmune

+ Fisiología (VIII): el aparato digestivo

+ Fisiología (IX): el sistema urinario

+ Fisiología (X): el sistema endocrino

+ Fisiología (XI): el sistema reproductor

+ Fisiología (XII): nutrición y alimentación