sábado, 12 de diciembre de 2015

Fisiología (IV): el aparato respiratorio



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El aparato respiratorio permite la respiración, es decir, el intercambio de los gases oxígeno y dióxido de carbono entre el organismo y el medio ambiente.

Fisiologia del aparato respiratorio y biologia

El oxígeno es una de las moléculas esenciales para la vida, de hecho, no se entiende la vida sin ella. Todas las células del ser humano requieren del oxígeno para poder desempeñar su función y mantener la vida. Por tanto, el oxígeno de la atmósfera tiene que llegar a las células. Aquí se produce la respiración celular con la consiguiente producción de dióxido de carbono que será expulsado por las vías respiratorias.

- Anatomía del aparato respiratorio


Este aparato engloba todas las estructuras necesarias que llevan a cabo el intercambio de gases entre el medio ambiente y el cuerpo.

Estas estructuras son: nariz, faringe, laringe, tráquea, bronquios, pulmones y pleura.

+ La nariz


La nariz es una estructura formada por cartílago y huesos, que se recubren con piel por fuera y una membrana mucosa por dentro. Esa membrana es un epitelio especializado que presenta pelos y glándulas mucosas.

La estructura y la composición interna de la nariz permite que el aire que entra en la misma, se caliente, humedezca y se filtre de impurezas. Además, la nariz participa en la modulación del sonido de la voz y presenta los receptores del olfato.

+ La faringe


Es un conducto musculoso de unos 12 cm que se divide en tres tramos. El primero recibe el nombre de nasofaringe, ya que, es la parte que se comunica con la nariz. Tras ella, se encuentra la orofaringe, la cual se abre a la boca. Por esto, la orofaringe también pertenece al sistema digestivo. Tras ella, la laringofaringe que comunica con la laringe.

+ La laringe


La laringe es una estructura que se visualiza desde el exterior por medio de una prominencia denomina nuez. Recibe también el nombre de órgano de la fonación al presentar en su interior una serie de elementos que conforman las cuerdas vocales. Así, va a permitir el sonido que, correctamente modulado por la nariz, la lengua, los labios y el paladar, origina el habla. El sonido es producido por las vibraciones que sufren las cuerdas vocales cuando el individuo expulsa el aire, es decir, espira.

En la entrada de la laringe se localiza un cartílago que recibe el nombre de epiglotis. La epiglotis cierra la laringe durante el proceso de deglución, es decir, mientras se está "tragando" un alimento. De esta forma, se evita que el alimento entre en la laringe y cause la asfixia del individuo. El alimento, por tanto, toma otro camino, el esófago del sistema digestivo.

+ La tráquea


Es el conducto que sigue a la laringe. Presenta una longitud de unos 11 cm de largo y 2 de ancho, que se distribuyen por la parte baja del cuello y la superior del tórax. Se caracteriza por estar rodeado por unos anillos de cartílago incompletos que se asemejan a la letra C para no entorpecer el paso de los alimentos por el tramo de esófago que discurre paralelo a la tráquea.

Es una región de paso, que en su parte final se abre en dos conductos, los bronquios.

+ Los bronquios


Existen dos bronquios, el derecho y el izquierdo, que se dirigen cada uno de ellos al pulmón correspondiente.

+ Los pulmones


Ubicados en el tórax, son dos órganos con forma cónica y divididos en lóbulos, tres el derecho, dos el izquierdo.

En su interior, los bronquios se ramifican, como el tronco de un árbol, en muchas ramas, las cuales se ramificarán aún más. Cada ramificación provoca la aparición de conductos más pequeños. Así, los bronquios se convierten en bronquiolos terminales, éstos en bronquiolos respiratorios y, finalmente, en conductos alveolares y alvéolos.

Los alvéolos son pequeños sacos, de paredes muy finas, donde tiene lugar el intercambio gaseoso al estar completamente rodeado por capilares. Se estima la presencia de 300 millones de alvéolos en los individuos adultos, presencia que confiere el aspecto esponjoso de los pulmones.

+ La pleura


Es la membrana que recubre los dos pulmones. Transparente y fina, está formada por dos capas separadas con una cavidad que contiene un líquido. Una de las capas se adhiere al pulmón, la otra a la pared torácica. Por su propia estructura y composición, permiten los procesos de inspiración (entrada del aire) y expiración (salida) cuando la cavidad torácica lleva a cabo su función.

- Fisiología del aparato respiratorio


El aparato respiratorio realiza el intercambio de gases en dos grandes etapas. La primera etapa o ventilación es el movimiento de entrada y salida del aire en los pulmones. La segunda y última, es el intercambio entre los alvéolos de los pulmones y los capilares que los rodean. Una vez que el oxígeno está en la sangre, será enviado a todo el cuerpo.

+ Ventilación pulmonar


La respiración comprende la inspiración o entrada del aire y la espiración o salida del aire. Cada respiración implica una inspiración seguida de una espiración. Tras toda espiración hay una pausa seguida de una nueva respiración.

La inspiración es la consecuencia de un aumento del volumen de la caja torácica donde se encuentran los pulmones. En la parte inferior de esta caja se ubica el diafragma, un músculo que tras contraerse se desplaza hacia abajo. Este movimiento hace aumentar el volumen de la caja torácica. Finalmente, por un juego de presiones se produce la succión del aire.

A modo de símil, el diafragma sería el embolo de una jeringa. Cuando lo bajamos, el volumen o espacio que hay en el interior de la jeringa se incrementa. La consecuencia final es la absorción de aire por la jeringa.

La espiración es el proceso inverso y, por tanto, es la relajación del diafragma. El músculo vuelve a su posición inicial, asciende, obligando al aire de los pulmones a abandonarlo. Sería dirigir el émbolo de la jeringa hacia arriba, esto reduce el volumen de su interior (caja torácica) y, como consecuencia, el aire que sale.


+ Intercambio de gases


El intercambio de gases se produce entre los alvéolos pulmonares y los capilares que los rodean, por un simple proceso de difusión al ser estructuras de membranas muy finas. Además, la "saturación" de oxígeno en los alvéolos, presenta más cantidad en estos últimos que en la sangre, hace que el oxígeno pase a los capilares. Por la misma razón, como hay más dióxido de carbono en la sangre, éste pasará a los alvéolos. De igual forma se produce el intercambio de gases entre los capilares y los tejidos, membranas muy finas y diferentes concentraciones.

- Patologías del aparato respiratorio


Las afecciones normales del aparato respiratorio son irritaciones e inflamaciones. Así, las más famosas son la faringitis, la laringitis y la bronquitis, que afectan respectivamente a la faringe, la laringe y los bronquios, por una bacteria patógena.

- Hábitos saludables para con el aparato respiratorio


La actividad física desarrolla el músculo clave en la respiración, el diafragma. Además, el volumen del pulmón aumenta tres un ejercicio realizado de forma continua.

Por otro lado, muchas de las enfermedades que afectan a las vías respiratorias y a los pulmones se deben a patógenos que actúa preferentemente cuando la temperatura del organismo baja. Por esta razón, la temperatura corporal hay que vigilarla para evitar los enfriamientos.

----------

- Serie de artículos sobre Fisiología


+ Fisiología (I): el cuerpo humano

+ Fisiología (II): el aparato locomotor

+ Fisiología (III): el sistema circulatorio

+ Fisiología (V): el sistema nervioso

+ Fisiología (VI): los órganos de los sentidos

+ Fisiología (VII): el sistema inmune

+ Fisiología (VIII): el aparato digestivo

+ Fisiología (IX): el sistema urinario

+ Fisiología (X): el sistema endocrino

+ Fisiología (XI): el sistema reproductor

+ Fisiología (XII): nutrición y alimentación