miércoles, 16 de diciembre de 2015

Fisiología (VIII): el aparato digestivo



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El ser humano es una compleja estructura que requiere de un aporte continuo de alimentos. Estos alimentos serán utilizados como fuente de energía para llevar a cabo todas sus funciones biológicas, y como "ladrillos" para mantener la estructura global del cuerpo.

Aparato digestivo y biologia

La función del aparato digestivo es recibir los alimentos desde el exterior y procesarlos hasta conseguir elementos sencillos que puedan ser transportados por la sangre y utilizados por el cuerpo humano. Al proceso de descomposición de los alimentos en unidades sencillas y utilizables se le denomina digestión.

- Anatomía del aparato digestivo


Se caracteriza el aparato digestivo por la presencia de un tubo de unos 9 m de longitud, que comienza en la boca y termina en el ano. Presenta grandes regiones, cada una de las cuales con una función diferente. La primera es la zona de recepción del alimento y está constituida por la boca y la faringe. Después, le sigue la zona de conducción, por donde discurre el alimento hasta la siguiente zona, la zona de licuación, que engloba al estómago. Tras ella la zona de digestión y absorción (intestino delgado).

Finalmente, el tubo digestivo acaba en el intestino grueso, que constituye la zona de evacuación de aquellos alimentos que no han sido absorbidos.

Además del tubo, el aparato presenta una serie de órganos accesorios, que facilitan las enzimas y otras sustancias necesarias para llevar a cabo el proceso de la digestión. Son el hígado, el páncreas, las glándulas salivares y la vesícula biliar.

+ La boca


La boca constituye la primera parte del tubo digestivo. Las funciones generales de la boca son la vocalización, descomposición mecánica llevada a cabo principalmente por los dientes, sentido del gusto y deglución, es decir, llevar el alimento al esófago.

La lengua es una estructura muscular recubierta por membrana mucosa. En ella se encuentran las papilas gustativas, que contienen los receptores sensoriales encargados del sentido del gusto.

Las glándulas salivares segregan a la cavidad bucal un líquido denominado saliva. Presenta enzimas capaces de descomponer ciertos alimentos y, sobre todo, permite formar un bolo alimenticio, con los compuestos que el organismo ha introducido en la boca, y que pueda ser tragado. El bolo es una masa especial en la que se convierte el alimento.

+ La faringe


La faringe es un conducto musculoso de unos 12 cm que se divide en tres tramos. El primero recibe el nombre de nasofaringe, ya que, es la parte que se comunica con la nariz. Tras ella, se encuentra la orofaringe, la cual se abre a la boca. Tras ella, la laringofaringe que comunica con la laringe. Por tanto, es un conducto compartido por dos aparatos, el digestivo y el respiratorio.

+ El esófago


El esófago es un conducto musculoso de 25 cm de longitud aproximadamente, y 0,5 cm de diámetro. Se encuentra muy bien localizado, inicia su camino en el cuello, conectado por arriba con la faringe, discurre por el tórax hasta llegar al abdomen, donde se comunica con el estómago.

El esófago es un mero conducto de paso, transfiriendo el bolo alimenticio desde la faringe hasta el estómago, gracias a un proceso conocido como deglución.

+ El estómago


El estómago es una parte dilatada o cámara del tubo digestivo situada en el abdomen.

La comunicación del estómago con el esófago por delante, y el intestino delgado por detrás, está regulada por unos anillos musculares que reciben el nombre de esfínteres. Gracias a la contracción y relajación de cada esfínter, los puntos de paso pueden abrirse y cerrarse según se requiere. Son el cardias que controla el paso esófago-estómago, y el píloro el paso estómago-intestino delgado. Por lo general, están contraídos (cerrados), y sólo se abrirán cuando los alimentos discurren por estas zonas.

La membrana mucosa, que recubre las paredes internas del estómago, tiene un alto contenido de glándulas que segregan un líquido acuoso, el jugo gástrico. Éste contiene varias sustancias ácidas, haciendo que el pH del estómago sea muy bajo.

+ El intestino delgado


El intestino delgado es el segmento más largo del tubo digestivo, casi 4 m de longitud. Está situado a continuación del estómago. Dado su excesivo tamaño, se dispone en la cavidad abdominal enrollándose y replegándose sobre sí mismo. La pared interior presenta un elevado número de pliegues o vellosidades que permiten aumentar la superficie de absorción.

El intestino delgado está formado por tres partes: duodeno, yeyuno e ileón. En el duodeno se abren los conductos que liberan los jugos pancreáticos y biliares, claves en la digestión.

+ El intestino grueso


El intestino grueso es el último segmento del tubo digestivo. Está conectado con el íleon del intestino delgado, un contacto que está regulado por un esfínter muscular.

Sus partes son: apéndice, ciego, colon ascendente, colon transverso, colon descendente, colon sigmoide, recto y conducto anal.

El intestino delgado se abre en el ciego, del cual "cuelga" el apéndice. La última parte del intestino grueso y, en consecuencia, del tubo digestivo, es el conducto anal. Es una región que presenta vasos sanguíneos y se abre al exterior por el ano. Lleva a cabo la defecación.

+ El páncreas


El páncreas puede ser considerado como una glándula muy desarrollada en tamaño y funciones. Se dispone en la cavidad abdominal. Tiene como misión en la digestión, la producción de un líquido denominado jugo pancreático, que presenta una serie de enzimas claves. Este líquido será segregado mediante un conducto que se abre en el intestino delgado, concretamente, en el duodeno.

+ El hígado


El hígado es la mayor glándula del cuerpo del ser humano. Se dispone en la cavidad abdominal, justo debajo del diafragma.

Almacena glucógeno, grasa, ciertas vitaminas, hierro, y sintetiza colesterol y algunas proteínas. Además, participa en el metabolismo de proteínas, glúcidos y lípidos. También se encarga de elaborar la bilis, que se almacenará en la vesícula biliar, para luego liberarse al intestino delgado. La bilis es un líquido compuesto por sales biliares y pigmentos biliares. Las sales son sintetizadas a partir del colesterol y van a permitir la digestión de las grasas en el tubo digestivo. Dada su función, el organismo intentará luego reabsorberlas para que no sean eliminadas. Mientras, los pigmentos son sustancias provenientes de la degradación de la hemoglobina de la sangre. Y es la forma que tiene el organismo para desprenderse de ellos a través de las heces, de ahí, el color de éstas.

+ La vesícula biliar


La vesícula biliar es un minúsculo órgano en forma de pera, que se encuentra adherido al hígado. Su función es almacenar la bilis que produce el mismo hígado. Cuando está teniendo lugar la digestión, la bilis es liberada al intestino delgado.

- Fisiología del aparato digestivo


La función primordial del tubo digestivo es digerir los alimentos, para una correcta asimilación por parte del cuerpo del organismo. Este proceso requiere de una serie de etapas para que tenga lugar.

+ Formación del bolo alimentario


Una vez que el alimento está en el interior de la boca los dientes comienzan a cortar y triturar el alimento en un proceso que se conoce como masticación. Constituye una digestión mecánica o física en partículas más pequeñas. De forma paralela, las glándulas salivales realizan una digestión química al liberar la saliva que actúa sobre las moléculas del alimento para hacerlas más simples.

Tras la masticación y la mezcla de los trozos de alimento con la saliva, se forma una masa capaz de ser tragada, es el bolo alimenticio.

+ Deglución


El proceso de deglución o tragar, permite llevar el bolo desde la boca hasta el estómago.

En primer lugar, la lengua impulsa el bolo contra el paladar, la nasofaringe se cierra, para evitar que se dirija hacia la nariz, y la respiración se interrumpe. Además, la epiglotis se cierra, impidiendo así, que el bolo se dirija hacia la laringe del aparato respiratorio, y lo desvía hacia el esófago. En éste, los movimientos involuntarios a modo de ondas de sus músculos, hace que el bolo llegue a la entrada del estómago. El cardias se abre para permitirle el paso.

+ Licuación


Los alimentos llegan al estómago sufren un fuerte desmenuzamiento a causa de los movimientos del estómago. Son contracciones de sus paredes musculares conocidas como ondas peristálticas.

Además, el jugo gástrico del estómago va a permitir descomponer químicamente el bolo llegado.

El resultado final de la acción del estómago es una especie de sopa denominada quimo.

+ Digestión y absorción


Los jugos pancreáticos y bilis que se descargan en el intestino delgado permiten la digestión completa de los alimentos, es decir, la transformación en moléculas muy simples capaces de ser absorbidas: aminoácidos, ácidos grasos, glucosa. Estas moléculas más el agua, las sales minerales y las vitaminas son absorbidas por las células epiteliales de la mucosa intestinal y llevadas a los capilares del sistema circulatorio que discurren por las vellosidades del intestino.

+ Eliminación


Aunque el proceso de absorción de agua se inició en el intestino delgado, el contenido intestinal que llega de éste es todavía muy fluido. Por eso, el intestino grueso se encargará de absorber la mayor cantidad de agua posible, unos 2 litros de agua cada 24 horas. También hay una absorción de minerales.

Sin embargo, la función más importante es la eliminación o evacuación de los productos de la digestión en forma de material fecal. La materia fecal está constituida por el material no digerido ni absorbido, por la mucosidad que produce el intestino para protegerse, y facilitar el movimiento del alimento a lo largo del tubo, y por bacterias. En el intestino existen enormes poblaciones de bacterias que ayudan a la digestión del alimento.

Los pigmentos biliares presentes en la bilis, son los responsables del color de las heces.

- Patalogías relativas al aparato digestivo


+ La caries dentaria


La enfermedad que aparece con más frecuencia en la boca afecta a los dientes, es la caries dentaria. Se caracteriza por una pérdida progresiva de los distintos elementos que forman parte de los dientes.

Durante la masticación, los restos de alimentos tienden a quedar entre las irregularidades de los dientes, y en aquellos lugares que contactan con las encías. Se forma la denominada placa dental, formada por saliva seca y bacterias. Las bacterias se "alimentan" de esos restos produciendo unos ácidos que destruyen el esmalte del diente.

+ La úlcera péptica


Una enfermedad que aparece con bastante frecuencia es la úlcera péptica. Puede aparecer en el estómago y se denomina úlcera gástrica, o en el intestino delgado, úlcera duodenal.

Es la pérdida, en algunos puntos, de mucosa, la capa protectora que recubre el tubo digestivo. Este hecho lleva a un dolor abdominal y sensación de quemazón. En su origen parece estar implicada la bacteria Helicobacter pylori, la cual irrita y daña la mucosa.

+ La apendicitis


Una de las alteraciones que aparecen con más frecuencia es la apendicitis. Es la inflamación del apéndice, aunque su origen se desconoce. Si bien parece estar causado por una infección bacteriana.

+ La hepatitis, en el hígado


También los órganos accesorios son foco de múltiples enfermedades. Así, por ejemplo, en el hígado puede aparecer la hepatitis. Es una inflamación de la glándula, causada normalmente por ciertos virus.

- Hábitos saludables para con el aparato digestivo


Una gran parte de los alimentos provoca cierta irritación del estómago y el intestino. Son el alcohol, el café, comidas muy calientes o picantes. También situaciones de estrés o situaciones de alta carga emotiva.

Además de vigilar la alimentación, la higiene es un elemento clave en la prevención de muchas de las enfermedades relacionadas con el aparato digestivo. Y es el hábito de la limpieza bucal el más importante. Para evitar la formación de caries en los dientes, éstos deberán ser cepillados con una pasta dental que presente flúor. El flúor remineraliza y refuerza el diente.

----------

- Serie de artículos sobre Fisiología


+ Fisiología (I): el cuerpo humano

+ Fisiología (II): el aparato locomotor

+ Fisiología (III): el sistema circulatorio

+ Fisiología (IV): el aparato respiratorio

+ Fisiología (V): el sistema nervioso

+ Fisiología (VI): los órganos de los sentidos

+ Fisiología (VII): el sistema inmune

+ Fisiología (IX): el sistema urinario

+ Fisiología (X): el sistema endocrino

+ Fisiología (XI): el sistema reproductor

+ Fisiología (XII): nutrición y alimentación