lunes, 23 de noviembre de 2015

Etología (IV): el comportamiento social



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Los animales se agrupan en comunidades para asegurar su propia supervivencia y la perpetuación de la especie. El grupo de individuos permite una defensa más eficaz y asegura el encuentro de parejas fértiles para la reproducción.

Comportamiento social y biologia
Las sociedades de animales aseguran el alimento a todos sus miembros. Así, una manada de lobos es capaz de apresar a un alce, circunstancia que no podrían hacerlo por separado.

Dentro de este marco aparecen nuevas interacciones entre los animales que desencadena el comportamiento en sociedad, el comportamiento social; a nivel alimentario, reproductor y de ocupación de un territorio o territorialidad.

- Sociedades complejas


En el reino animal dos son las sociedades que más interés despiertan. Una de ellas es, lógicamente, la sociedad de los vertebrados, la otra, la de los insectos.

En todas las sociedades desarrolladas aparecen dos características fundamentales, la jerarquía y la división del trabajo.

Aparecen castas que dentro de la sociedad van a dominar a otras.

De esta forma, los animales viven en equilibrio al evitar comportamientos agresivos cuando el alimento escasea o se busca pareja. Cuando la población aumenta y el alimento escasea, los individuos de menor jerarquía no accederán a él.

La división del trabajo pretende especializar a los individuos en distintas tareas para que las realicen de forma más eficiente. Estas tareas son la reproducción, la obtención del alimento, la defensa de las crías o del territorio.

+ La sociedad de los insectos


La sociedad de los insectos representa uno de los ejemplos donde más patente se encuentra la división del trabajo. Los insectos sociales son termitas, avispas, abejas, y hormigas.

La sociedad de las abejas está constituida por una reina y más de 30.000 obreras. La existencia de una única reina se explica por las sustancias que segrega. Una de ellas es la "sustancia real", que bloquea la aparición de más reinas, al inhibir la madurez sexual de los otros miembros de la colmena.

La reina se encarga de generar más individuos para la colmena, cuando existe una disminución en la población. Las obreras, sin embargo, se encargarán de alimentar a las larvas, de construir y conservar la colmena, y de recolectar el néctar y polen de las flores. El que una larva se convierta en reina u obrera depende de la dieta. A la futura reina se la alimenta con proteínas principalmente, mientras que a las obreras con los azúcares de la miel.

Cuando llega la primavera, la reina pone huevos no fecundados de los que surgen zánganos. Éstos son machos que van a fecundar a la nueva reina que ha sido "engendrada" por la mayor, que abandona la colmena para fundar otra colonia de abejas. En este viaje se lleva la mitad de las obreras.

+ La sociedad de los vertebrados


La sociedad de los vertebrados son más flexibles que la de los insectos. Sin embargo, también presentan jerarquía, así como territorialidad.

Por ejemplo, en las manadas de lobos aparece un macho y una hembra dominante. Normalmente, sólo ellos se reproducen, mientras que el resto de lobos participa del cuidado de las crías.

Comportamiento social y etologia
Las abejas viven en sociedades muy complejas con una fuerte jerarquía y una clara división del trabajo.

- La comunicación: clave en todo animal social


Todo animal social tiene que tener la capacidad de intercambiar información, es decir, de comunicarse. Gracias a la comunicación, los animales pueden influir en el comportamiento ajeno y, por tanto, modificar su conducta.

En la especie humana existe principalmente una comunicación sonora, sin embargo, el resto de especies comprende un gran abanico de formas de comunicación.

+ La comunicación visual


La comunicación visual se encuentra muy poco extendida, ya que implica un lugar con una correcta iluminación y distancias cortas. La comunicación visual más estudiada es la observada en las abejas, las cuales danzan tras encontrar alimento. Con sus movimientos son capaces de informar sobre la cantidad de alimento, su distancia con respecto a la colmena y la dirección para poder encontrarlo. Así, si giran están indicando que el alimento está cerca, mientras que si está lejos la danza es más compleja. La dirección vendrá dada por el ángulo que se forma entre el Sol y el sentido del abdomen del animal.

+ La comunicación química


La comunicación química es la más extendida entre los animales. Se basa en la liberación de compuestos químicos segregados por glándulas especiales. Son duraderas y, lo más importante, tienen un gran radio de acción, se perciben bajo el agua y en la oscuridad.

Dentro de las sustancias químicas destacan las feromonas, hormonas que liberadas, y dependiendo del tipo, desencadenan respuestas distintas. Estas sustancias son utilizadas por las hormigas. Pueden indicar el camino hacia un alimento o una señal de alarma ante una agresión. Esta última causa la huida del resto de hormigas hacia el hormiguero y ordena las defensas ante el ataque inminente del intruso.

+ La comunicación sonora


La comunicación sonora se basa en el repertorio de sonidos que generan los animales para interrelacionarse en la sociedad. En función de lo sofisticado que se tenga este sistema, así de eficaz será. De esta forma, las ballenas pueden llegar a escucharse a una distancia máxima de 700 km.

En principio, sólo en los seres humanos existe un lenguaje elaborado, aunque se intenta demostrar que mamíferos como los delfines también lo presentan.