jueves, 15 de octubre de 2015

Clasificación de los minerales (I): los silicatos



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Existen 12 grandes familias de minerales, si bien, más del 90% de los minerales pertenecen a la familia de los silicatos. Un hecho lógico, si pensamos que el oxígeno y el silicio son los elementos químicos más abundantes en la corteza. La combinación de estos dos elementos químicos determina la aparición de los silicatos.

Olivino, silicatos, minerales
El olivino debe su nombre a su color verde oliva. Presenta un peso específico de 3,3 y una dureza entre 6,5 y 7. Cristaliza en el sistema rómbico y presenta un brillo vítreo. El origen de este mineral es magmático.

- Concepto y tipos de silicatos


Es la familia más importante al ser el componente fundamental de la corteza. Todos los silicatos comparten la misma estructura unidad: 4 átomos de oxígeno que ocupan los vértices de un tetraedro regular que rodean al átomo de silicio. La estabilización de la estructura se debe a un tipo especial de enlace que hay entre los átomos de silicio y oxígeno. Este enlace es 50% iónico y 50% covalente. Por tanto, la fórmula molecular básica del silicato es SiO4. Dado que el oxígeno tiene valencia -2 y el silicio +4, el tetraedro tal cual tiene carga -4. Este hecho explica el porqué los silicatos presentan en su estructura cationes metálicos como el hierro, el sodio, el potasio, el calcio o el aluminio. Estos cationes al introducir cargas positivas estabilizarán la estructura del silicato.

En función de cómo se relacionen entre sí los tetraedros aparecerán los siguientes tipos de silicatos:

+ Nesosilicatos


Los tetraedros se encuentran aislados, es decir, sólo se unen entre sí a través de los cationes metálicos antes mencionados. Al ser una estructura tan sencilla son los primeros en aparecer en el proceso de cristalización. Se caracterizan por ser normalmente duros, densos y de elevado peso específico.

Los nesosilicatos más importantes son las familias del olivino y de los granates.

+ Sorosilicatos


En esta ocasión no aparecen tetraedros aislados, sino que se unen entre sí de 2 en 2, por lo que compartirán un átomo de oxígeno. Los dobles tetraedros se unen entre sí a través de los cationes metálicos. El sorosilicato más importante epidota.

+ Ciclosilicatos


Los tetraedros se enlazan entre sí formando anillos de 3, 4 y 6 tetraedros. El berilo y la turmalina son los más conocidos.

+ Inosilicatos


Cuando los tetraedros se asocian para formar cadenas se habla entonces de inosilicatos. Las cadenas pueden ser sencillas (piroxenos) o dobles (anfíboles). Los piroxenos son silicatos oscuros formados a temperaturas más altas que los anfíboles. Entre los piroxenos destaca la augita, mientras que entre los anfíboles la hornblenda.

+ Filosilicatos


Como el nombre indica, los filosilicatos son silicatos con una forma plenamente laminar o filiácea. Para adquirir dicha morfología, los tetraedros han tenido que unirse de una forma más íntima. Es decir, 3 de los vértices se comparten con tetraedros vecinos. En este grupo se encuentran el talco, la clorita y la caolinita. Si bien, la moscovita o mica blanca y la biotita o mica negra son los más representativos.

+ Tectosilicatos


Son los silicatos más complejos y últimos en aparecer. Su complejidad viene dada por la total compartición de los átomos de oxígeno. Así, la relación de silicio-oxígeno es 1:2. Su importancia radica en que constituyen más del 60% de los minerales de la corteza terrestre.

El tectosilicato más famoso es el cuarzo. Otros tectosilicatos importantes son la ortosa, la albita y la anortita.