sábado, 22 de agosto de 2015

Las hormigas: insectos himenópteros (familia formícidos)



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Las hormigas es el nombre común que se atribuye a los insectos himenópteros de la familia formícidos. Son de tamaño variable (entre 1 mm y 5 cm) y color oscuro o rojizo. Existen unas 6.000 especies, todas ellas sociales y polimorfas.

Hormiga roja y biologia
Hormiga roja (Formica rufa). Las obreras o hembras estériles de la colonia se encargan del cuidado de las crías y salen a buscar alimento fuera del nido.

- Características generales de las hormigas


Dentro del orden de los himenópteros, al que pertenecen los formícidos, existen 280.000 especies, cuyas características fundamentales son una aparato bucal masticador y dos pares de alas membranosas, el segundo par menor que el primero.

- La familia de los formícidos: insectos sociales


La familia de los formícidos comprende entre 6.000 y más de 10.000 especies, distribuidas por todo el mundo, que se han adaptado a las condiciones más diversas por ser insectos sociales.

Formicidos, hormigas

- Hormigueros y colonias


Los hormigueros pueden ser de tipos muy distintos: subterráneos, excavados en los troncos, formando un montículo sobre tierra, etc.

Las colonias pueden ser muy numerosas, llegando hasta un millón de individuos en el caso de las hormigas legionarias.

+ La colonia de hormigas: reina, crías, obreras, machos fértiles y reinas vírgenes


Una colonia de hormigas consta de una reina, las crías, las obreras y, durante el período de la reproducción, los machos fértiles y las reinas vírgenes. Los machos nacen siempre de huevos no fecundados, por partenogénesis, mientras que las obreras y las reinas nacen de huevos fecundados y su diferenciación final depende del tipo de alimento, así como del tamaño y las propiedades del huevo.

La reina es la encargada de poner los huevos, de los que nacerán hembras fértiles y hembras estériles que serán las obreras, dedicadas al cuidado de las crías, a la limpieza del hormiguero, a su defensa y a la búsqueda del alimento.

Las obreras son ápteras, y las hembras fértiles sólo poseen alas antes de ser fecundadas.

Los machos, también alados, y las reinas vírgenes son los individuos encargados de fundar nuevas colonias. Éstos, en los climas templados, nacen a finales del verano, y en la primavera siguiente abandonan el nido para emprender el vuelo nupcial. La cópula suele tener lugar en el suelo, y la reina conserva en su interior el esperma de los diversos machos que la han fecundado toda su vida, es decir, unos 15 años. Los machos, por su parte, mueren después de la cópula.

Las obreras están subdivididas en castas, que se dedican a diferentes labores y son, según las especies, de aspecto parecido o variable en las dimensiones (las de mayor tamaño son las encargadas de la defensa de la colonia). No existe, sin embargo, una estricta división del trabajo, y cualquier obrera puede desarrollar una labor que en un momento determinado sea necesaria. En las especies en que no existen diferencias morfológicas entre las distintas castas de obreras, la división del trabajo puede tener lugar según la edad, y así las obreras van pasando de tareas más sencillas, como el cuidado de las crías, a otras más complejas en el exterior.

+ Fundación de nuevas colonias


La fundación de nuevas colonias tiene lugar de varias formas distintas. En las especies de climas templados, una reina es fecundada por uno o varios machos, luego pierde las alas, busca un escondrijo y pone los huevos; cuando las crías nacen, las obreras comienzan a construir el nido. Durante el período en que la reina está sola al cuidado de las larvas, se alimenta de sus propias reservas y alimenta a las larvas con huevos que ella pone; sin embargo, hay especies en las que la reina sale de vez en cuando al exterior para buscar alimento. Hay también especies con una sola reina en cada colonia, y otras en las que hay varias reinas, de las cuales sólo quedará una.

A veces la reina es ayudada por algunas obreras en la fundación de la colonia; en otros casos no abandonará su propio nido, sino que contribuye a agrandarlo. Se da incluso el parasitismo, cuando una reina es aceptada en el nido de otra especie.

+ Comunicación entre los miembros de la colonia: feromonas y estímulos visuales


La comunicación entre los miembros de la colonia es indispensable para mantener su cohesión, y tiene lugar mediante señales que principalmente son químicas, a través de las llamadas feromonas. Así, por ejemplo, mediante estas sustancias las hormigas pueden dar la alarma para defender el nido, o pueden marcar pistas olorosas para indicar dónde se encuentra el alimento. Sin embargo, muchas hormigas están provistas de ojos bien desarrollados, que les permiten captar estímulos visuales, y encuentran fácilmente el camino de regreso al hormiguero orientándose por el sol, por la luz polarizada o reconociendo los alrededores.

Hormigueros y zoologia

- Las hormigas, insectos aculeados


Las hormigas se clasifican taxonómicamente, junto con las abejas y las avispas, en el grupo de los insectos aculeados, es decir, provistos de aguijón, aunque muchas especies carecen de él. Secretan un veneno que puede ser de efectos dolorosos, e incluso peligrosos para los seres humanos (como el de las hormigas legionarias o cazadoras). No siempre se conoce su composición, pero las especies más comunes secretan ácido fórmico; éste es el caso de Formica rufa, la hormiga común de los bosques europeos, que carece de aguijón, pero proyecta el ácido fórmico a cierta distinta como medio de defensa.

Hormigas y hojas

- La utilidad de las hormigas para el hombre: variable según la especie (beneficiosas, o perjudiciales)


Hay muchas especies útiles de hormigas, puesto que se alimentan de insectos nocivos. Sin embargo, otras recogen las semillas de una siembra, o cortan las hojas de los árboles (como las hormigas cortadoras de hojas, de América tropical, también llamadas saubas, que utilizan la materia vegetal para cultivar sobre ella, los hongos de los que se alimentan). Algunas obtienen de los pulgones y las cochinillas una secretación azucarada. Las hormigas que conviven con los pulgones, al protegerlos de todos sus depredadores, son indirectamente perjudiciales para la agricultura.