miércoles, 5 de agosto de 2015

La familia cupressaceae: el ciprés y el enebro



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

La familia cupressaceae constituye una familia cosmopolita integrada por unas 135 especies. Se distribuye en zonas templadas y frías del Norte de América y Europa, así como en las zonas del suroeste de Sudamérica. Destacan el ciprés y el enebro.

Enebro, de la familia cupressaceae, en biologia

- Características de la familia cupressaceae


Pueden ser árboles y arbustos monoicos o dioicos, con hojas perennes decusadas, opuestas o en verticilos de 3 o 4. Cuando la planta es joven las hojas son a menudo aciculares (lineares) y escuamiformes en plantas adultas. En estas últimas son muy pequeñas y cubren completamente las ramas a modo de escamas. Las hojas nunca son fasciculadas. En esta familia no encontramos braquiblastos.

- El ciprés


Uno de los integrantes más conocidos de la familia cupressaceae es el ciprés, cuyo eje principal y ramas secundarias se encuentran forradas totalmente por hojas pequeñas.

+ Diferencia entre las piñas del ciprés frente a la del pino


La diferencia entre las piñas de los cipreses y las de los pinos es que estas primeras, en lugar de tener un eje largo donde las escamas se disponen de forma espiralada conformando el estróbilo, el eje es muy corto y posee de 6 a 8 escamas peltadas encajadas que lo conforman. Las semillas se encuentran en las axilas de las escamas.

Cipreses, cupressaceae

- El enebro


+ Características del enebro


Otro de los integrantes importantes de la familia cupressacea es el enebro, un árbol grande monopodial, dioico y muy ramificado. Esta densa ramificación se extiende desde la base del árbol hasta el ápice.

+ Las hojas del enebro


Las hojas del enebro son lanceoladas lineares, y se disponen de forma verticilada en grupos de 3 o 4. Además, estas hojas son mucronadas, es decir, que el extremo de la misma está endurecido y acabado en punta. Son hojas esclerófilas y perennes.

+ Las piñas del enebro


Las piñas femeninas del enebro no son leñosas, sino que son piñas carnosas de coloración rojiza o marrón (conocidas como gálbulos). En su interior albergan los 2 óvulos, y tardar en madurar entre 1 y 2 años. Los gálbulos del enebro común presentan propiedades diuréticas, carminativas y antisépticas, además de utilizarse en la elaboración de la ginebra tras la fermentación y destilación.

----------

Artículo redactado por Pablo Rodríguez Ortíz, estudiante de biología en la Universidad de Málaga.