martes, 30 de junio de 2015

La temperatura: dilataciones y contracciones térmicas



La temperatura es uno de los principales factores exógenos capaces de disgregar las rocas. Por efecto de la radiación térmica, la temperatura de las rocas y del suelo varía notablemente provocando dilataciones (aumentos de volumen), que corresponden a las elevaciones de temperatura, y contracciones, cuando la temperatura disminuye. La alternancia de dilataciones y contracciones de la roca, ligadas a los cambios térmicos, provocan la rotura de la misma.

Temperatura, roca y desierto

- La acción disgregadora de la temperatura


A medida que la fisuración progresa, las grietas se ensanchan y la roca se rompe en fragmentos de pequeñas dimensiones. Se forman así detritos sueltos y sobre la superficie de la roca se observan láminas despegadas como escamas. La acción disgregadora de la temperatura es muy intensa en zonas sujetas a variaciones térmicas elevadas entre el verano y el invierno y entre el día y la noche.

- La presencia de vegetación: doble función protectora


Es también muy importante la presencia de vegetación que tiene una doble función protectora: suaviza el clima evitando grandes amplitudes térmicas y protege la roca sobre la que se halla de la radiación directa.

- La mayoría de rocas disgregadas por acción térmica: en regiones desérticas


Por ello la mayoría de rocas disgregadas por la acción térmica se encuentran en las regiones desérticas, donde la vegetación es prácticamente ausente y donde existen notables dilataciones y contracciones.

----------

- Morfología terrestre: artículos en nuestro blog de Biología y Geología


+ Morfología eólica o del viento

+ La transformación química y la morfología cárstica

+ La acción mécanica de las aguas: morfología fluvial y glacial

+ La acción modeladora del mar