lunes, 17 de febrero de 2014

Los parásitos, molestos compañeros de viaje



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

El hombre puede hospedar muchos parásitos que propicien enfermedades. Algunos protozoos son los responsables de la enfermedad del sueño, la disentería e infecciones típicas de las regiones tropicales. Se encuentra también una gran variedad de insectos que pueden trasmitirnos el tifus exantemático, la peste o la fiebre amarilla. Pero los más temibles son los gusanos que se esconden en los organismos y los tejidos, donde prolifera.


- Anquilistoma, un ejemplo de parásito


Un ejemplo de estos parásitos es la anquilostoma, gusano filamentoso de 8-18 mm que se encuentra en forma de larva en los suelos de los túneles de las minas, en los huertos y en los ladrillares.

En 1880, los obreros que trabajaban en las excavaciones del túnel de San Gotardo se vieron afectados por un extraño tipo de anemia causado por unos pequeños gusanos cuya existencia se conocía desde hacía algunas décadas. Se trataba de la anquilistoma, descubierto en 1843 por Dubini (1813-1902).

- Triquina, un nematodo perjudicial


Entre los nematodos perjudiciales, la triquina tiene una acción parasitaria a menudo mortal. Ésta es habitual en las ratas, pero infesta también a cerdos y jabalíes cuando éstos comen alguna rata muerta. Las larvas, dentro de unas cápsulas ovales de color marquecino y de 2 y 4 mm llamadas cistos, anidan en los tejidos de cerdos; cuando su carne se ingiere cruda, los cistos se disuelven por la acción de los jugos gástricos, liberando las larvas. Una nueva generación de gusanos a través de los vasos sanguíneos llega a los tejidos del hombre. La invasión de estos nematodos causa la triquinosis, enfermedad que ataca el diafragma, los ojos, la lengua y los músculos intercostales a menudo mortal. Gracias a las actuales normas higiénicas, es casi imposible que pueda contraerse esta enfermedad.

- Filaria de Medina, un nematodo enorme


Algunos nematodos superan las dimensiones microscópicas de sus congéneres, como la filaria de Medina, cuyas hembras alcanzan 1,20 metros. Este parásito tiene un ciclo vital bastante complejo; en relación con el hombre se inicia con el Cyclops, crustáceo que actúa como hospedador intermedio del parásito. El hombre, al beber agua en la que se encuentra el crustáceo, se infesta por el parásito, pues las larvas forman un nódulo que forma una llaga que da origen a nuevas larvas. La enfermedad que causa este nematodo está muy difundida en Asia, África y América, donde fue introducida por esclavos negros.

----------

- El planeta vivo: artículos en nuestro blog de Biología


+ La biosfera, reino de los seres vivos

+ Vegetación, naturaleza del suelo y clima en las plantas

+ Biomas del mundo: terrestres, marítimos y de agua dulce

+ La tundra

+ El bosque boreal

+ La maquia mediterránea

+ La pradera, la estepa y la sabana

+ La selva ecuatorial y el desierto

+ Relaciones entre seres vivos: simbiosis, parasitismo y competencia

+ Agredir para defenderse

+ ¿Qué es la ecología?

+ El ecosistema: relaciones entre los seres vivos y el medio ambiente

+ La fotosíntesis o función clorofílica

+ Olivo y vid, plantas mediterráneas

+ Cuando el equilibrio del ecosistema se rompe

+ Frutos dulces y perfumados

+ La tenia o solitaria