miércoles, 8 de enero de 2014

Teorías modernas sobre la evolución



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Sobre la teoría darwiniana acerca de la evolución muchas han sido las versiones que han aparecido en el último siglo. En la mayoría de los casos, son ampliaciones o complementos de la primera teoría a la luz de los nuevos conocimientos.

Teorias modernas evolucion
Existen teorías evolucionistas modernas como la deriva genética que dotan al azar de un papel fundamental.

Así, en la actualidad se acepta la teoría sintética de la evolución o neodarwinismo surgida en la primera mitad del siglo XX, tras unir los principios de Darwin con los experimentos de Mendel.

En la actualidad se sabe que los caracteres visibles en un organismos o aquellos que determinan una función son la consecuencia de la expresión del material genético. Así, los caracteres de los que hablaba Darwin como responsables de la adaptación y sobre los que actuaba la selección, no son más que la expresión de ese material genético. Por tanto, las variaciones de los caracteres, o los nuevos caracteres aparecidos en una población, son cambios del material genético (véase mutaciones). Sobre estos cambios o mutaciones, que aportan la variabilidad, actúa la selección para conservar los más adaptados. La selección elimina los materiales genéticos (o genes) que no permiten una buena adaptación al medio.

A pesar de que la teoría sintética se acepta, existen nuevas posturas como la propuesta por Gould y Eldredge. Es la teoría del puntualismo o del "equilibrio puntual". Propone que la evolución se ha producido no de forma gradual como proponía la teoría de Darwin, sino más bien de forma saltatoria. Por eso en el registro fósil los investigadores no encuentran los famosos eslabones perdidos.

Otra teoría es la deriva genética, según la cual el azar podría ser en algunas ocasiones el motor de la evolución. Así, ante determinados desastres naturales como terremotos o infecciones de cualquier tipo sólo un grupo determinado de organismos sobrevivirían, los cuales no tienen porque ser los mejor adaptados. Es, por tanto, una cuestión de azar lo que hace que un carácter perdure sobre otro. Y, será después cuando actúe la selección natural darwiniana.