miércoles, 25 de diciembre de 2013

El siglo XVII: importantes progresos en el conocimiento del cuerpo humano



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Analizamos los importantes progresos en el conocimiento del cuerpo humano que se dieron durante el siglo XVII.

Cuerpo humano y biologia

- La descripción del sistema venoso (año 1.603)


A partir de la época en que Galeno realizó sus estudios de anatomía humana, el convencimiento clásico de la medicina era que la sangre se producía en el hígado y que luego era transportada hasta el corazón; de ahí, las arterias y las venas la impulsaban hacia el exterior, para que la utilizaran los tejidos. En 1.603, Girolamo Fabrizi d'Acquapendente (1537-1619), un médico italiano que estaba realizando unos estudios sobre las extremidades inferiores, observó que algunos vasos presentaban unas pequeñas válvulas que impedían el flujo de la sangre hacia abajo. Esto significaba que la sangre de las venas de las piernas podría moverse sólo hacia arriba, o sea, hacia el corazón. Sin embargo, el investigador no tuvo valor para oponerse a la concepción clásica de Galeno, todavía dominante, y no llegó a tratar oficialmente sus últimas conclusiones.

- Primeros estudios sobre el metabolismo (año 1.616)


En 1614, el físico italiano Santorio Santorio (1561-1636) facilitó los resultados de una serie de experimentos efectuados consigo mismo. Santorio había fabricado una compleja máquina de pesar sobre la cual se sentaba mientras comía, bebía y eliminaba sus excrementos. Así observó que cada vez que se libraba de los excrementos perdía en realidad más peso del que pensaba, y atribuyó este fenómeno a la "transpiración insensible", una transpiración que se evaporaba a la misma velocidad con la que se producía, hasta tal punto que ni se notaba. Este experimento representó el comienzo de los estudios sobre el metabolismo, es decir, el conjunto de los procesos químicos a través de los cuales el organismo desarrolla su actividad.

- La medicina india (año 1.620)


El mercader italiano Cesare Guasti (h. 1570-1625) recopiló en la India unos tratados de medicina traducidos al chino por un embajador del Imperio chino en la corte hindú de los Mogol. De ellos se deduce que los conocimientos anatómicos hindúes no eran muy precisos, ya que su religión prohibía la disección completa de los cadáveres. Los hindúes sostenían que el cuerpo contenía tres sustancias elementales (espíritu, flema y bilis) y que la salud del hombre dependía del equilibrio de dichas sustancias. Sin embargo, se conocían muchas patologías y el diagnóstico del médico tenía importancia. La medicina hindú era tanto preventiva como curativa, tenía unas escrupulosas normas higiénicas y utiliza productos de origen vegetal. La cirugía era muy avanzada: se extirpaban tumores, se practicaba la cesárea y se curaban las fracturas.

- Descubrimientos sobre la circulación de la sangre (año 1.628)


+ Hipócrates y Aristóteles


Hipócrates y Aristóteles afirmaban que el corazón era el origen de la sangre, de los vasos sanguíneos y de una especie de calor que le permitía latir.

+ Galeno


Posteriormente, Galeno demostró que el ventrículo izquierdo contenía sangre y formuló la hipótesis según la cual el corazón estaba formado por una única bomba.

+ Ib-an-Nafis


En 1242, el médico árabe Ibn-an-Nafis (1205-1288) afirmó que el ventrículo derecho y el izquierdo estaban totalmente separados, y demostró que el ventrículo izquierdo bombeaba la sangre hacia el exterior que luego era transportada al resto del cuerpo. Esto demostraba la existencia de una doble bomba y presuponía que la sangre pasaba del ventrículo derecho al izquierdo, atravesando los pulmones. Sin embargo, esta teoría se olvidó muy pronto.

+ Miguel Servet


En 1553, el médico español Miguel Servet (1511-1553) describió el circuito menor de la circulación, pero su trabajo fue interrumpido y mantenido en secreto debido a sus divergencias teológicas con Calvino; una polémica que, además, fue causa de su condena a la hoguera por herejía.

+ Realdo Colombo


El anatomista italiano Realdo Colombo (1520-1560) siguió el mismo camino de Servet, dedicándose al estudio del pequeño circuito de la circulación, y en 1559 desveló un descubrimiento que, finalmente, fue reconocido por el ámbito científico.

+ William Harvey


A los trabajos de Servet y Colombo siguió la obra del médico inglés William Harvey (1578-1657), quien, después de haber estudiado minuciosamente el corazón, observó que cada lado de este órgano presenta unas válvulas que permiten la entrada de sangre en cada uno de los dos ventrículos y que la obligan a salir solamente a través de las arterias. Harvey realizó experimentos con animales y observó que la sangre fluía por las arterias y volvía al corazón por las venas. En 1628 publicó un libro titulado De motu cordis et sanguinis (Los movimientos del corazón y de la sangre), donde ilustró sus descubrimientos sobre la circulación de la sangre: ésta deja el ventrículo derecho, atraviesa los pulmones y vuelve al ventrículo izquierdo; luego deja el ventrículo izquierdo, atraviesa el resto del cuerpo y vuelve al ventrículo derecho, para recomenzar el circuito. El libro de Harvey, que provocó la hostilidad de sus colegas contemporáneos, representa el inicio de la fisiología moderna.

- Estudios sobre los vasos linfáticos (año 1.653)


Las arterias y las venas ya eran conocidas por los griegos. En 1653, el naturalista sueco Olof Rudbeck (1630-1702) efectuó unos experimentos con un perro demostrando la existencia de los vasos linfáticos, que, según sus observaciones, se parecían a las venas pero tenían paredes más delgadas. Advirtió, además, que estos vasos transportaban la parte más clara y acuosa de la sangre, la linfa. La linfa drena los tejidos y el espacio intercelular, y circula por los vasos linfáticos.

- De los estudios de entomología al descubrimiento de los glóbulos rojos (año 1.658)


El desarrollo de los conocimientos científicos fue obstaculizado durante mucho tiempo por la falta de instrumentos adecuados para la observación de los fenómenos invisibles a simple vista. A comienzos del nuevo milenio ya se construyeron unos microscopios rudimentarios, todavía insuficientes para satisfacer las exigencias de los estudiosos, dada su escasa capacidad de aumento y enfoque de los objetos.

Alrededor de 1650, la calidad de los microscopios era mucho mayor y permitía el estudio de pequeños detalles de los organismos vivos. Gracias al trabajo llevado a cabo por el naturalista holandés Jan Swammerdam (1637-1680) nació la entomología, la ciencia que estudia los insectos. Swammerdam observó con el microscopio y clasificó unas tres mil especies de insectos.

Sin embargo, el descubrimiento más importante de Swammerdam fue el realizado en 1658, cuando descubrió la existencia de los glóbulos rojos en la sangre.

Los glóbulos rojos, presentes en la sangre en el orden de millones de unidades por milímetro cúbico, transportan la sustancia química que absorbe el oxígeno del aire inspirado en los pulmones y el anhídrido carbónico producido en los tejidos.

- Descubrimiento de los capilares (año 1.660)


Gracias al perfeccionamiento de los microscopios, en 1650, y a partir de los estudios realizados por William Harvey (1578-1657) que condujeron al descubrimiento de la circulación sanguínea, el fisiólogo italiano Marcello Malpighi (1628-1694) se dio cuenta de la existencia de unos pequeños vasos (visibles sólo con el microscopio) que conectaban las arterias más delgadas a las venas: los llamó "capilares". El término latino capilar significa, de hecho, "parecido a un cabello".

- Observación del color de la sangre (año 1.669)


El médico inglés Richard Lower (1631-1691) fue el primero en observar que la sangre oscura extraída de las venas adquiere, en contacto con el aire, un color rojo vivo. Sin embargo, no logró comprender los motivos de este fenómeno.

- Etiología de la diabetes (año 1.670)


Aunque pueda pensarse que la diabetes se conocía desde la Antigüedad, fue en 1670 cuando el médico inglés Thomas Willis (1621-1675) notó que la orina de los diabéticos resulta dulce porque contiene el azúcar que los individuos diabéticos tienden a acumular en la sangre y, debido a ello, a eliminar por la orina. Willis tiene el mérito de haber reconocido los síntomas de la enfermedad, aunque aún tuvieron que pasar ciento cincuenta años más para llegar a su curación.

- Descripción de los músculos y los huesos (año 1.680)


En 1680 se publicó un libro póstumo del fisiólogo italiano Giovanni Alfonso Borelli (1608-1679), De motu animalium (El movimiento animal), donde el estudioso explicaba la acción muscular en términos de mecánica y describía el movimiento de los huesos y de los músculos refiriéndose a un sistema de palancas. Las leyes que rigen las palancas inanimadas se podían aplicar también al sistema óseo y muscular del cuerpo humano.

- El descubrimiento de las bacterias y de los espermatozoides (año 1.683)


En 1683, el microscopista holandés Anton Van Leeuwenhoek (1632-1723) identificó las bacterias, organismos frecuentemente responsables de patologías humanas y animales, así como los espermatozoides, presentes en el líquido seminal de los mamíferos. Algunos años antes había preparado unas lentes capaces de aumentar 200 veces los objetos, gracias a las cuales pudo descubrir la existencia de microorganismos en el agua de un estanque y que, en definitiva, hicieron posible la primera descripción de las bacterias y los espermatozoides.

- La realización de tablas de mortalidad (año 1.693)


En 1693, el astrónomo inglés Edmund Halley (1656-1742) -que en 1678 había publicado un catálogo de 341 estrellas del Sur desconocidas por los astrónomos hasta entonces- preparó las primeras tablas de mortalidad, que evidenciaban la relación entre las tasas de mortalidad y la edad. Hasta aquel momento nadie había pensado en estudiar estos fenómenos desde el punto de vista estadístico.