lunes, 13 de mayo de 2013

La columna vertebral



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

La columna vertebral está formada por numerosos anillos superpuestos, las vértebras. Éstas difieren mucho en tamaño y forma: por ejemplo las superiores, situadas justo debajo de la cabeza, son mucho más pequeñas que las inferiores, que deben soportar el peso de gran parte del cuerpo.


Columna vertebral en el cuerpo humano


- Los cuerpos vertebrales centrales y las costillas


También los cuerpos vertebrales de la parte central son diferentes porque se unen a las costillas, largos huesos curvos y delgados que contribuyen a formar las paredes del tórax.

- Las vértebras del cuello de los mamíferos


El cuello de todos los mamíferos está formado por 7 vértebras (testimonio del origen de un antepasado único); así la jirafa tiene 7 vértebras, al igual que el topo y la ballena.

- Diferencias entre la columna vertebral del hombre y la de los demás mamíferos


Existen en cambio diferencias considerables entre la columna vertebral del hombre y las de los demás mamíferos. Este soporte, en efecto, es muy corto en el hombre; en la mayoría de los vertebrados las últimas vértebras continúan en la cola, mientras que en el Homo sapiens están representadas por 4 o 5 huesos, soldados entre sí, que forman el coxis. Además, la espina dorsal humana presenta una curvatura diferente de la de los demás vertebrados. También se observa una conformación diferente del sistema axial entre un adulto y un niño. Este último presenta una curvatura muy poco acentuada: la posición erguida y la presión ejercida por los miembros inferiores comban posteriormente la columna dorsal, proporcionándole el equilibrio final. El esqueleto puede mantenerse erguido gracias al hecho de que delante de las articulaciones de las caderas se encuentran dos cordones de fuertes fibras y ligamentos que lo equilibran y sostienen. Otros animales poseen también esos cordones fibrosos pero son mucho más finos, mientras que en el Homo sapiens son los más gruesos del cuerpo. Gracias por tanto a la curvatura de la columna vertebral, a las estructuras fibrosas estabilizadoras dispuestas delante de las caderas y a las complejas actividades neuromusculares, podemos mantenernos en posición erguida sin que ello nos cause fatiga.

- Partes de una vértebra típica


En una vértebra típica se distinguen tres partes: el cuerpo, el agujero vertebral y la apófisis espinosa.

Los cuerpos vertebrales superpuestos dan lugar a un canal en el que se aloja la médula espinal. Entre un segmento óseo y otro se encuentra además un disco cartilaginoso que amortigua los golpes y aporta a todo el sistema elasticidad y resistencia. Algunos pequeños agujeros laterales, situados entre una vértebra y otra, permiten el paso de los múltiples nervios espinales que, saliendo de la médula, se distribuyen por todo el cuerpo para llegar hasta la piel del dedo más pequeño. Estas prolongaciones nerviosas transmiten las órdenes de la médula espinal a los músculos, y devuelven a la médula cada estímulo que el organismo recoge del mundo exterior por medio de las numerosas estructuras sensoriales. En la base de la caja craneal existe un agujero que permite la continuidad entre la médula espinal y el encéfalo. Si observamos un cráneo y la manera en que está situado sobre la columna vertebral, percibiremos enseguida en su base ese agujero, a cuyos lados se observan dos pequeñas protuberancias lisas (llamadas cóndilos) donde se produce la articulación con la primera vértebra o atlas. Debajo de las primeras 7 vértebras del cuello, denominadas cervicales, existen otras 12 (vértebras dorsales o torácicas), con las que conectan las costillas, que efectivamente son doce en cada lado. El número de costillas es el mismo en el hombre y en la mujer. La mayoría de ellas se inserta en la parte anterior del cuerpo, en el hueso del pecho o esternón.

- La caja torácica, la clavícula y la escápula


El conjunto de las vértebras, de las costillas y del esternón constituye la llamada caja torácica, cuyo fin es proteger los órganos delicados (corazón y pulmones) contenidos en ella. A la caja torácica están conectadas la clavícula y la escápula, donde se articula el brazo.

- Las vértebras lumbares


Debajo de la zona torácica se localizan las 5 vértebras lumbares, seguidas de igual número de elementos vertebrales fusionados entre sí, que forman el hueso sacro, al que se unen los huesos de la pelvis, donde se articulan los miembros inferiores. Tras el hueso sacro se encuentran las 4 o 5 pequeñas vértebras del coxis, soldadas entre sí, que pueden ser consideradas como una cola rudimentaria.

----------

- Moverse para vivir: artículos en el blog


+ Vida es movimiento

+ Las estructuras de sostén

+ Cómo se mueven los animales

+ Esqueleto del cuerpo humano

+ Las articulaciones y la estructura de los huesos

+ La cabeza

+ Huesos de las extremidades superiores e inferiores

+ Los músculos, motores del cuerpo

+ Músculos lisos y músculos estriados

+ El trabajo muscular: un fenómeno químico

+ La dependencia entre nervios y músculos