martes, 13 de noviembre de 2012

Herencia ligada al sexo



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Una prueba ulterior de que los genes estaban localizados en los cromosomas la proporcionaron los experimentos llevados a cabo con la mosca de la fruta, Drosophila melanogaster, por el científico Thomas Hunt Morgan, premio Nobel en 1910.

Mosca de la fruta y herencia genetica

- La mosca de la fruta y el estudio de la herencia genética


La Drosophila melanogaster se reproduce con bastante rapidez, lo que facilitó a Morgan la posibilidad de estudiar la herencia genética a lo largo de un número elevado de generaciones sucesivas.

+ Diferenciación de los cromosomas sexuales en la mosca de la fruta


Sus investigaciones le llevaron a descubrir, en particular, que los cromosomas sexuales de la mosca eran diferentes en los machos y en la hembras.

+ ¿En qué consistió el estudio?


Disponía de una cepa de moscas con los ojos blancos, en lugar de tenerlos rojos como el fenotipo normal, y observó que el carácter recesivo ojos blancos no se transmitía a la descendencia de acuerdo con las leyes mendelianas. En realidad, si se cruzaba una hembra de ojos blancos con un macho normal de ojos rojos, se obtenía una generación F1 integrada por hembras normales y machos con ojos blancos, en lugar de obtener solamente individuos con ojos rojos, tal y como cabía esperar en el caso de herencia mendeliana de un carácter recesivo; y en la generación F2, tanto los machos como las hembras presentaban, al cincuenta por ciento, ojos blancos y ojos rojos. En el caso de cruzamiento recíproco Morgan obtuvo resultados diferentes: si se cruzaba una hembra de ojos normales con un macho de ojos blancos, la generación F1 resultante era toda ella de fenotipo normal, tal y como preveían las leyes mendelianas; pero en la generación F2, la mitad de los machos presentaba el fenotipo normal y la otra mitad tenía los ojos blancos, mientras que todas las hembras eran normales.

La explicación se encuentra en el hecho de que, en los machos, el gen para el carácter ojos blancos está situado en el cromosoma X, mientras que falta en el cromosoma Y. En la generación F1, el alelo recesivo w se transmitirá solamente a las hembras; éstas, sin embargo, presentarán un fenotipo normal porque el otro cromosoma X es portador del gen normal, que es dominante. En la segunda generación F2, la mitad de los machos recibirá el alelo recesivo y, al no poseer un segundo cromosoma X con el correspondiente alelo dominante, presentará un fenotipo con ojos blancos; mientras que la otra mitad, al haber recibido de la madre un cromosoma X con el alelo ojos rojos, presentará el fenotipo de ojos rojos. Así pues, el gen recesivo ojos blancos se transmite del macho a la hembra siguiente una trayectoria en zigzag; de aquí que se utilice el término herencia criss-cross.